En kioscos: Diciembre 2019
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « Gulag Guantánamo »
Siguiente artículo: « Brasil: la derecha contraataca »
>

El lento y firme despuntar del ALBA

Complejo y contradictorio, el proceso de integración latinoamericano no sólo debe resistir las presiones en contra de Estados Unidos, sino buscar bases políticas e ideológicas sólidas y estables para concretarse. La Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), propuesta por Venezuela y Cuba, es la propuesta alternativa más ambiciosa, una suerte de escalón superior al Mercosur y a la Comunidad Sudamericana de Naciones, basada en intereses y necesidades mutuas en lugar de la competencia. Una apuesta estratégica no exenta de dificultades.

Entre las regiones del mundo víctimas de las políticas neoliberales, América Latina ocupa un lugar privilegiado. Ninguno de los proyectos de integración regional ha escapado a sus efectos destructores. Las medidas de liberalización comercial y financiera han acelerado la toma del control de los mercados internos de cada país por las grandes corporaciones de los países del centro del capitalismo mundial. También han acentuado la dependencia de las economías regionales con respecto a los mercados externos.

Sin embargo, al mismo tiempo que los países de Europa Occidental y de América del Norte proseguían sus procesos de integración, algunos proyectos del mismo tipo se ponían en marcha, especialmente en América del Sur. Estaban dirigidos a proteger, aunque fuera mínimamente, las economías de la región de las consecuencias negativas de la mundialización. En los años 1980 y 1990 se implementaron dos proyectos antagónicos: por un lado, el Mercado Común del Sur (Mercosur), que incluye a Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay (1); por otro, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o NAFTA), que reúne a Estados Unidos, Canadá y México.

Washington ambicionaba extender progresivamente el TLCAN al resto del continente. Pero prácticamente en el momento en que esta iniciativa se formalizaba y cuando Chile era presentado como el próximo candidato a integrarlo, la crisis mexicana de 1994 llevó al Congreso estadounidense a no autorizar al Presidente a recurrir, como (...)

Artículo completo: 377 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de marzo 2006
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 608 35 24
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

Emir Sader

Compartir este artículo /