En kioscos: Diciembre 2019
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « Una cara hecha a mano »
Siguiente artículo: « El descenso de Túnez a los infiernos »
>

Viaje al interior de las madrasas pakistaníes

En Pakistán las manifestaciones contra la publicación en Europa de caricaturas de Mahoma, en las que participaron decenas de miles de personas, cobraron mayor masividad y violencia. Lo cual refleja la inestabilidad de la nación, la fuerza de la oposición al presidente Pervez Musharraf y la influencia de las corrientes islámicas más radicales, cuyo ascendiente se hace sentir en las escuelas religiosas, las madrasas.

No lejos del río Indo, más arriba de Akora Khattack, en la provincia fronteriza del noroeste paquistaní, muy cerca de la ruta a Islamabad sacudida por el ruido de los camiones, se levanta la Haqqania, una de las más radicales entre las escuelas religiosas llamadas madrasas. Muchos dirigentes talibanes, entre ellos el mismo mollah Omar, fueron formados en esta institución. Se la acusa de haber inspirado la versión brutal y ultraconservadora de la ley islámica practicada por el régimen de los talibanes afganos, y sin embargo nada aquí hace pensar que la Haqqania se avergüence de sus ex alumnos. Al contrario, el director de la madrasa, Maulana Sami ul-Haq, proclama con orgullo que el día en que los talibanes soliciten nuevos combatientes, él cerrará la madrasa y enviará a todos sus estudiantes a tomar las armas. Así, de muy diversas maneras, el nombre de Akora Khattack encarna todo lo que los dirigentes estadounidenses más temen y detestan en esta región, bastión de la resistencia religiosa, intelectual, y a veces militar, contra la pax americana.

Durante la travesía por el Indo se levantan fuertes remolinos de polvo. A la sombra de las macizas murallas de la fortaleza de Attock, antes una defensa que protegía a India contra las incursiones afganas, la ruta está bordeada de álamos. A lo lejos, como el espinazo dentado de algún dragón, se levantan las colinas azules de Margall; al costado un cementerio, donde las banderas que adornan cada tumba flamean con el viento. A algunos kilómetros del río se levanta un conjunto de edificios de cemento deteriorados, una versión moderna de la (...)

Artículo completo: 395 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de marzo 2006
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 608 35 24
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

William Dalrymple

Compartir este artículo /