En kioscos: Marzo 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « Polonia paranoica »
>

Polonia paranoica

A inicios de 2007, el arzobispo de Varsovia Stanislaw Wielgus renunció al descubrirse que había mantenido contactos con la policía secreta comunista. La opinión pública atribuyó esa dimisión al presidente polaco Lech Kaczynski, quien ha llamado a una “revolución moral”, con el declarado proyecto de implantar en Polonia la estricta obediencia de “los valores familiares”: oposición al aborto, la eutanasia y la homosexualidad, además de purgar la corrupción reinante durante la gestión socialdemócrata. Euroescéptico, pero apegado al atlantismo, escandaliza a Europa con su ley que obliga a cientos de miles de polacos a confesar sus pasados vínculos con los servicios secretos de la época comunista.

Las llaman “leyes de lustración”. Es decir, de purificación ritual, según el diccionario. Lo cual, en este país donde el catolicismo hunde sus raíces en la historia, no deja de tener una profunda significación de arrepentimiento y penitencia. En virtud de esta ley votada en octubre de 2006 y que entró en vigencia el pasado 15 de marzo, setecientos mil polacos tendrán que confesar si colaboraron con los comunistas de 1945 a 1989. Todos los altos funcionarios, profesores, abogados, directores de escuela y periodistas nacidos antes de agosto de 1972 tienen tiempo hasta el 15 de mayo para confesar su “pecado”.

Todos tienen que llenar un formulario y contestar a la pregunta: “¿Colaboró usted en secreto y conscientemente con los ex servicios de seguridad comunistas?”. Tendrán que entregarlo a su superior jerárquico, que lo dirigirá al Instituto de la Memoria en Varsovia. Este Instituto verificará en sus archivos y entregará un certificado de “limpieza política”. En caso de que se pruebe la colaboración, los periodistas que trabajen en servicios públicos serán automáticamente despedidos. Quienes se nieguen a responder, o de quienes se pruebe que mintieron, se arriesgan a una pena de prohibición de ejercer su profesión durante diez años.

Esta ley delirante, que escandaliza a la Unión Europea (UE) reduce el macartismo de (...)

Artículo completo: 841 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de abril 2007
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 608 35 24
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

Ignacio Ramonet

Director de Le Monde diplomatique, París

Compartir este artículo /