En kioscos: Marzo 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « Kosovo, una bomba de tiempo »
Siguiente artículo: « Candidatos alejados del mundo »
>

Reconstrucción fraudulenta en Irak

Un móvil para la insurrección

El fracaso de la guerra de Estados Unidos en Irak es evidente en los planos político y militar, pero también en el terreno de la reconstrucción. Decenas de miles de millones de dólares han sido despilfarrados y aun desviados por empresas como Halliburton, que acaba de anunciar su traslado de Houston a Dubai. La mayoría demócrata del Congreso propuso una legislación para controlar esos fondos.

“El año pasado, Fallujah parecía una zona en demolición. (Hoy) veo mejoras por todas partes. La vida allí es muy hermosa.” “Éste es un gran día para mi ciudad, las fuerzas de la coalición están haciendo grandes cosas aquí.” Los videos que proclaman: “Estamos aquí para ayudar al pueblo de Irak”, de donde fueron extraídas estas declaraciones, muestran a soldados que donan un generador a un centro médico o entregan zapatos a niños iraquíes.

La agencia US-AID publica periódicamente un boletín, Iraq Reconstruction Weekly Update. Reporting progress and good news, que ve en la reconstrucción de Irak una serie interminable de proyectos, de milagros que hacen mejor la vida de unos ciudadanos supuestamente rebosantes de admiración y gratitud. El Ministerio de Defensa de Estados Unidos y los organismos asociados a él editan informes ditirámbicos sobre los enormes progresos realizados. Un comunicado reciente hace alarde de los 10.500 millones de dólares utilizados en unos 3.500 proyectos, cuya casi totalidad ya habrían sido puestos en marcha y realizados en un 80%.

Múltiples informes independientes, en los que se subraya que los informes oficiales suelen ser exagerados o mentirosos, pintan un panorama muy distinto. Por ejemplo, el Departamento de Estado sostuvo que 64 proyectos de conducción de agua y construcción de cloacas estaban terminados y 185 en proceso, pero el Government Accountability Office (GAO) –órgano del Congreso que audita los programas gubernamentales– declaró que las cifras eran burdamente magnificadas. El Departamento de Estado se demostró incapaz de proporcionar a los indagadores una lista de los (...)

Artículo completo: 371 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de abril 2007
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 608 35 24
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

Joy Gordon

Profesora en el Departamento de Filosofía, Universidad de Fairfield (Estados Unidos).

Compartir este artículo /