En kioscos: Enero 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Desigualdad social, clase media y representación política

Las movilizaciones estudiantiles y regionales de 2011 dejaron en evidencia las insuficiencias de representatividad del sistema político chileno. Hasta ese momento ninguno de los actores políticos con cabida en el sistema de representación había articulado las demandas expresadas por las movilizaciones sociales. Que las demandas no son sencillas de articular lo atestigua la cantidad de partidos políticos formados en los últimos dos años, así como la creciente aparición de figuras políticas independientes. Que el sistema de representación no logra resolver sus insuficiencias lo manifiesta la búsqueda apresurada de respuestas a demandas surgidas de protestas callejeras masivas. ¿De dónde surge la distancia de los representantes políticos con sus representados?

La desigualdad económica es el principal problema que pusieron de manifiesto tanto las manifestaciones callejeras estudiantiles como las actuales protestas contra las AFP. Una clave de respuesta a los problemas de representación es que la agenda política no logra acomodar este problema en términos significativos para la población. Algunos lo piensan en términos de inclusión mínima, especialmente en la derecha, pero también en la antigua Concertación, donde la pobreza importa más que la desigualdad económica. La pobreza, sin embargo, se refiere a mínimos de inclusión, mientras que la desigualdad económica pone en discusión la distancia entre ricos y pobres...

Artículo completo: 234 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de septiembre 2016
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 608 35 24
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

Vicente Espinoza

Doctor en sociología y académico del Instituto de Estudios Avanzados (Idea) de la Universidad de Santiago de Chile. Investigador asociado del Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión Social (Coes).

Compartir este artículo /