Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Un "segundo tiempo" complicado. Por Manuel Acuña Asenjo
- Religiosidad popular: Identidad y tesoro del pueblo sencillo. Por Juan Pablo Espinosa
- Del ruido de sables al ruido de botas. Por Higinio Espergue

- Sumario completo



Página de inicio

Arquitectura mediática y Derechos Humanos: Memoria. Por Miguel Ángel Soto Sandoval.

A propósito del día mundial de la Libertad de Prensa, celebrado el pasado 3 de mayo por UNESCO, se hizo indispensable y casi de manera urgente, reflexionar y explorar a través de la memoria histórica el rol que jugaron los medios de comunicación y la política a fines del Siglo XX. Dicha memoria, nos motiva a examinar la coordinación entre los monopolios mediáticos y las dictaduras instaladas en el Cono Sur en las décadas de los 70 hasta los años 90 en las temáticas de derechos humanos. La articulación mediada por poder y los medios sirvieron para justificar el exilio, la tortura, el asesinato y el desaparecimiento de cientos de personas ligadas al mundo político de la izquierda. Unos de los casos más emblemáticos ocurrieron en Chile: El Plan Z

Una vez instaurada la Dictadura fue difundir el denominado “Plan Z”. Dicha estrategia militar basada en la mentira y el montaje periodístico fue perfectamente articulada con rotativos de aquella época que difundieron los supuestos contenidos del “Código Z” generando en la población civil el espanto y el miedo.

Según, la rueda de prensa efectuada en aquella época por los militares y difundido ampliamente por “El Mercurio”, con el titular “Ex gobierno Marxista preparaba Autogolpe” (1973) señaló que el documento fue hallado en una caja fuerte en las oficinas del Ministerio del Interior, ellos habían sido elaborados y redactados por altos dirigentes de la izquierda gobernante, que pretendían tomarse el poder por la fuerza y asesinar a los altos mandos militares, a las familias más pudientes del País y al propio presidente Allende e instalar la “República Popular Democrática de Chile”. Más tarde, el documento circuló con el titulo “Libro Blanco del Cambio de Gobierno” en sus páginas se exponía una gran cantidad de fotos con armamentos de alto calibre y escueta información sobre el supuesto plan -el montaje era perfecto-.

Por otra parte, los efectos de la difusión del “Plan Z” sirvió para que los militares se cohesionaran entre sí y de paso declarar la Guerra a los militantes de Izquierda, según, muchos testimonios de los sobrevivientes políticos que años después y en tiempos de Democracia y ante los Tribunales de Justicia denunciaron que los torturadores les “interrogaban” sobre el mencionado plan y que casi siempre la tortura iba acompañado de la siguiente pregunta ¿Así que no querían asesinar…?

Mientras tanto, las familias pudientes nombradas en el los textos del plan condensaron su odio hacia el mundo de los pobres. El soplonaje era el pan de cada día, bastaba la denuncia, para ser detenidos y en muchos casos los prisioneros jamás habían participado en partidos de izquierda.

Los efectos siniestros del documento también co-ayudó a que el Gobierno dictatorial introdujera de forma violenta el proyecto neoliberal. El miedo fue el gran aliado de las Doctrinas económicas de Milton Friedman.

La Matriz de opinión generada por esta planificación (montaje) articulada valió para que los “Chicagos Boys” chilenos implementaran el modelo económico neoliberal con total éxito. En tiempos de transición democrática en Chile diversas investigaciones periodísticas/ judiciales determinaron que quienes, elaboraron el “Plan Z”, participaron fotógrafos, periodistas e historiadores afines a la derecha política y obviamente al mundo castrense.

Finalmente, la experiencia del montaje “Plan Z “nos demuestra que la arquitectura entre los medios de comunicación y la derecha política en el pasado, no representa en ningún caso, una evidencia clara sobre la libertad de prensa. Hoy el debate sobre comunicación y política, no se puede evadir la memoria histórica en temáticas de derechos humanos, ni muchos menos, olvidar que en pleno Siglo XXI las articulaciones entre Medios de comunicación y las propuestas de Derecha siguen operando quizás con las mismas lógicas. El miedo.

Miguel Ángel Soto Sandoval.
Candidato a Doctor por la Universidad ARCIS-Chile.
masoto@uce.edu.ec

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.