Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Chile: Los efectos del crecimiento en recesión
- El doble desafío de la izquierda brasileña
- El mundo según Donald Trump

- Sumario completo





Sobre el autor

Maxime Lancien
Periodista.
plus...



Página de inicio

Guerra por las tierras
Australia, contra los aborígenes

por  Maxime Lancien

En ocasión de los juegos olímpicos de Sídney, en 2000, Australia celebró con alegría la reconciliación nacional entre aborígenes y descendientes de migrantes europeos. La ceremonia de apertura puso en escena la historia del pueblo australiano primigenio, y la atleta de origen aborigen Cathy Freeman encendió la llama olímpica. Diecisiete años más tarde, la cuestión del derecho a la tierra y de la deuda colonial envenena de nuevo a la sociedad.

El 30 de mayo de 2015, cerca de cien militantes aborígenes Nyungar que, desde el mes de marzo acampaban en la isla Heirisson, en pleno centro de Perth (Australia Occidental), se movilizaron. Banderas de su nación, negra, amarilla y roja, flameaban con el viento. La isla sagrada de Matargarup, como se la denomina en lengua Nyungar, exhibe la estatua de Yagan. En el siglo XIX, la cabeza de este jefe guerrero, considerado como un héroe de la resistencia a la colonización, estuvo expuesta en Liverpool como “curiosidad antropológica”. Recién en 1997 fue repatriada. Todos los meses, los organizadores del campamento invitan a los ciudadanos, blancos o negros, a discutir los derechos de los aborígenes, convertidos en “refugiados en su propio país”...

Texto completo en la edición impresa del mes de ENERO-FEBRERO 2017
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 664 20 50
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2017 Le Monde diplomatique.