Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- ¿Realismo o terrorismo político? La Nueva Mayoría ante un eventual gobierno del Frente Amplio. Por Cristián Valdés
- Empresarios: ¿esperar o invertir? Por Omar Villanueva
- QUIEN DIJO QUE LA MAMA GRANDE HA MUERTO. Por Emanuel Garrison

- Sumario completo



Página de inicio

Funa N° 45 a la estatua de Merino

El domingo 11 de junio se cumplió la funa N° 45 a la estatua de Merino. Mes a mes, desde el día 11 de septiembre de 2013, un grupo de porteñas y porteños, la mayoría ex Presos(as) Políticos(as) que sufrieron prisión y tortura en diversos centros de detención de la Armada de Chile, se congregan en las afueras del Museo Naval de Valparaíso, para dar a conocer a los numerosos visitantes y turistas que deambulan por el Paseo 21 de Mayo, el papel represor jugado por la marina chilena durante la dictadura cívico militar, y de la existencia en los jardines del Museo Naval de una estatua en “honor” al Almirante Merino.

En un pequeño volante explicativo, repartido por los manifestantes a los transeúntes, se puede textualmente leer:

“José Toribio Merino Castro el 11 de septiembre de 1973 destituyó al Almirante Raúl Montero Cornejo, y se auto nombró Comandante en Jefe de la Armada, pasando a formar parte de la Junta Militar que torturó y asesinó. Es inconcebible que se rinda homenaje a quien es responsable de violaciones a los Derechos Humanos. Es la hora de eliminar esta estatua, que es una ofensa para los que fueron torturados, sus familiares y el Pueblo de Chile.” Desde hace ya casi cuatro años, en el caso específico de la estatua de Merino, las autoridades gubernamentales han hecho oídos sordos a esta denuncia que llevan adelante en forma incansable este grupo de porteños y porteñas, permitiendo con esta pasiva actitud la presencia de símbolos de la dictadura que constituyen una verdadera apología de la misma.

Durante media hora, entre las 12 y 12,30 horas, los y las manifestantes levantaron una vez más dignamente sus voces, con consignas tales como: “La armada chilena debe responder, matar a los chilenos no era su deber”; “Fuera la estatua de Merino, por golpista y asesino”.

Guillermo Correa Camiroaga, Valparaíso 11 de junio 2016

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.