Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Brasil: la derecha contraataca
- La dinámica del nacionalismo islámico
- Transplante de rostro: Una cara hecha a mano

- Sumario completo marzo de 2006





Sobre el autor

Vicken Cheterian




Página de inicio >> Marzo de 2006

La inquebrantable dinastía Aliev

por  Vicken Cheterian

Después de Serbia, Georgia y Ucrania, se pensaba que Azerbaiyán experimentaría ella misma su “revolución de color”. Sin embargo, eso no ocurrió: los partidarios de Ilham Aliev, hijo del ex-presidente Gaydar Aliev, triunfaron en las elecciones legislativas de noviembre de 2005. En el frente interno, represión, nacionalismo y maná petrolero explican la perpetuación de un poder cuasi dinástico. Son los mismos factores que, en lo referente a la situación regional, están detrás del riesgo de un nuevo conflicto con la vecina Armenia.

Tanto los observadores azeríes como los internacionales han subestimado al presidente Ilham Aliev. En noviembre de 2003 fue designado para suceder a su padre Gaydar Aliev, cuando todos aseguraban que le faltaba experiencia para dirigir Azerbaiyán y mantener la recién adquirida estabilidad. Sin embargo, Aliev se afirmó como el dirigente indiscutible del país.

De las 125 bancas del Parlamento, sólo 11 fueron obtenidas por los partidos de oposición; las demás correspondieron a Yeni (Nuevo) Azerbaiyán, el partido dirigente, y a representantes “independientes” considerados como cercanos al régimen. La oposición y los observadores internacionales pusieron el grito en el cielo, pero Yeni controla completamente el aparato del Estado, con la bendición de los observadores de la Comunidad de Estados Independientes (CEI). Las protestas contra las irregularidades que salpicaron las elecciones no cambiaron gran cosa en el país.

Las pacíficas revoluciones democráticas que siguieron a las cuestionadas elecciones en los países vecinos de Georgia, Ucrania y Kirguizistán hacían temer acontecimientos dramáticos en ocasión de las elecciones en otras ex-repúblicas soviéticas. Aliev, por su parte, estaba convencido de que su régimen no estaba amenazado. A un periodista que le preguntó si era posible una revolución en Azerbaiyán le respondió: “de ninguna manera”, antes de agregar: “cada nación tiene su propia historia”.

Lea artículo completo en la edición de marzo de 2006
A la venta en la librería de Le Monde Diplomatique,
San Antonio 434 local 14, Santiago-centro
Teléfono: 664 20 50
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2017 Le Monde diplomatique.