Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- La apuesta securitaria
- Macron, el candidato de los medios
- ¿Outsiders al poder?

- Sumario completo mayo de 2017





Sobre el autor

Ángela Nagle
Periodista. Una versión de este artículo apareció en la revista estadounidense The Baffler, marzo de 2017.
plus...



Página de inicio >> Mayo de 2017

Cuando los progresistas se entregan a la misantropía
Los enemigos del pueblo

por  Ángela Nagle

Mientras el populismo de derecha avanza en Estados Unidos, una ola de desprecio hacia las clases populares crece en la oposición. Progresistas desmoralizados curan sus heridas acunándose en ilusiones de superioridad espiritual.

El populismo trasciende las divisiones ideológicas tradicionales. Mientras que el nacionalismo anti-inmigración de Donald Trump empezaba su asalto al Partido Republicano y a la Casa Blanca, en la izquierda Bernie Sanders movilizaba a los trabajadores con remedios inspirados en el Partido del Pueblo (People’s Party), que emergió a fines del siglo XIX como reacción a la influencia de los bancos y de los industriales: nacionalización de la educación superior y del acceso a la salud, pero también inversión de las desigualdades ante los impuestos. Del otro lado del Atlántico, el voto del “Brexit”, propulsado por el Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), un movimiento de derecha nacionalista hostil a la globalización, se desarrollaba mientras Jeremy Corbyn rechazaba la ortodoxia neoliberal del New Labour, que roe el corazón de la izquierda británica desde la época de Anthony Blair.

Se podría haber creído que las fuerzas demócratas contrariadas por su debacle adoptarían un populismo económico de izquierda para luchar contra el populismo de derecha, agresivo y xenófobo. Nada de eso. Algunos progresistas manifiestan por el contrario una alergia creciente hacia la gente común. William (“Bill”) Maher, editorialista de la cadena HBO, ofrece un buen ejemplo: antes de las elecciones, en una entrevista con la vocera de Trump, Kellyanne Conway, declaraba como si nada que el magnate de los bienes raíces ganaba el apoyo del pueblo porque “la gente es idiota”. Idéntica tonalidad en la revista Foreign Policy, que publicaba en junio de 2016 un artículo con un título elocuente: “Es tiempo de que las élites se alcen contra las masas ignorantes”...

Texto completo en la edición impresa del mes de MAYO 2017
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 664 20 50
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2017 Le Monde diplomatique.