Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- EL MILAGRO (Crónica) por: Emanuel Garrison
- Derechos humanos en Venezuela: una mirada alternativa
- Carta Abierta al Señor Cardenal Ezzati. Por Alejandro Guzmán

- Sumario completo



Página de inicio

Milagro Sala: líder social presa en Jujuy-Argentina. Por Alex Ibarra

Escribo esta columna a las orillas del río Huasamayo en el pueblo de Tilcara del NOA (NorOeste Argentino). Es una zona argentina que nos recuerda la identidad andina compartida entre países vecinos que siguen asediados por los intereses capitalistas. Ver el norte argentino trae consigo el descubrimiento de la cultura coya, con ritmos de sikuris, aromas de yuyos y hojas de coca, alimentos como la quinoa, el queso de cabra y la carne de llama. Para varios turistas que recorren estos pueblos como Maimará, Purmamarca, Humahuaca, etc. Sin duda toda una cultura impregnada de identidad ancestral. Estas imágenes culturales y naturales comunes entre nuestros países vecinos. Traen consigo otros elementos de mucho menor agrado, en cuanto al abandono social de los que ejercen el poder desde la metrópoli. Estos territorios de turismo de exportación no pueden esconder la pobreza que los atraviesa.

La desigualdad social que viven sus habitantes exige la gestación de grandes movimientos sociales-políticos. Sin duda el más importante de esta zona es el movimiento Tupac Amaru que se encuentra extendido por toda la Argentina y que es actualmente el movimiento político más perseguido por el gobierno de derecha de Mauricio Macri, electo por mayoría en las urnas en este país que tiene voto obligatorio y que es ejercido desde los 16 años de edad.

La persecución política de los compas tupaqueros comenzó en Jujuy con varios líderes detenidos injustamente desde el inicio de gobierno de Macri y con la participación directa del gobernador Morales, conocido defensor del poder latifundista de esta región que es el Ingenio Ledesma. Esta persecución sigue activa debido a que en estos últimos días se detuvieron diez tupaqueros más en Mendoza.

Hacia finales de los noventa con algunos compañeros de la universidad visitábamos a presos políticos del FPMR en las cárceles chilenas que estaban abandonados por los partidos políticos de esos primeros años de la transición política que sigue abierta hasta que no tengamos una nueva Constitución Política, pero que sea verdaderamente constituyente, es decir algo distinto al proceso que lleva el gobierno chileno encabezado por Bachellet. Desde hace un año y medio, más o menos en Argentina existe el presidio político, además de duras persecusiones y represiones a los movimientos sociales, hace unos días les tocó a los profesores. Frente a esto el pueblo argentino ha comenzado una reacción que seguramente necesitará el apoyo de más ciudadanos víctimas del cambio político que sufre la Argentino, en esto tendrán que participar los que no lo votaron, pero también deberán reaccionar los que lo votaron.

Es este contexto el que me motivó a visitar Jujuy y conocer la obra de la organización política Tupac Amaru, conocer algunos de sus miembros que en medio de la diáspora, dada la presecusión política, permanecen defendiendo los idearios políticos de la organización. Recorriendo Jujuy en toda su extensión es fácil apreciar la obra que llevaron a cabo los tupaqueros. Lo más apreciable es la cantidad de viviendas sociales de buena calidad que llevaron a cabo en estos últimos años apoyados por el kichnerismo. Pero, sin duda la obra monumental es El Cantri de Alto Comedero, uno de los proyectos más valorados en cuanto a la solución habitacional. En este lugar se generó trabajo, techo, educación y recreación, con una marcada identidad local. Esto ha sido destacado por varios arquitectos y distintos sectores sociales que vienen impulsando con urgencia proteger este complejo habitacional que viene siendo asediado con fuerza por el actual gobierno local. Por eso que hoy existen iniciativas como las de elevar un proyecto que permita elevar la solicitud para nombrar Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, para así proteger este lugar emblemático de la Tupac.

En este recorrido pude visitar a la presa política Milagro Sala para tener un diálogo con ella lo que viene a continuación es parte de ese diálogo el cual sólo ha sido un relato oral, ya que no fue posible utilizar otra forma de registro. Esta visita fue posible por las gestiones de varias personas muy queridas, que supongo es mejor no nombrarlas, pero que sin ellos este diálogo no hubiera sido posible. Ya había escrito algo sobre la falta de un proceso justo en el encarcelamiento de los tupaqueros que por suerte algunos de ellos ya han podido recuperar su libertad, incluso hay esperanza en que por estos días Milagro recupere también la libertad. Esto ha sido posible por el intenso trabajo de varios comités por toda la Argentina que piden libertad para Milagro, y por el pedido de varias organizaciones internacionales de derechos humanos y líderes políticos que han manifestado repudio frente a esta grave falta a la democracia. Incluso en la propia justicia Argentina hoy se abre paso el reconocimiento de que estos encarcelamientos han sido injustos. Seguramente la justicia Argentina tendrá que evidencia su indepedencia frente a las presiones políticas del Gobernador Morales y del Presidente Macri, que favorecen al Ingenio Ledesma que es poder económico que opera detrás de esta historia.

Milagro me recibió en una visita con varios de sus familiares y tupaqueros que no dejan de visitarla. La primera preocupación de Milagro fue si habíamos almorzado y compartimos con ella unos fideos. Aunque como buena coya, dicho por sus propias palabras, en principio siempre algo desconfiada. Sin embargo, siempre desplegando su liderazgo carismático.

Uno de sus primeros comentarios fue: “siempre me gusta ver la mesa llena”. Frente a lo que le pregunté si eso lo sentía desde la infancia. Claro siempre, me dijo: “imaginá éramos seis hermanos”, y además de mis hijos tengo varios hijos de cariño, los cuales ya me han hecho abuela, yo a todos ellos los quiero con el mismo cariño. Me parece que esto es lo que en parte justifica la visión de esta líder que resulta bastante incomprendida a veces dada su concepción colectiva de la propiedad, lo que claramente se fortalece en su reconocimiento indígena. Algunas de las críticas que recibe Milagro de su gestión de líder por lo que escuché con interlutores como taxistas, garzones, etc, es que ella no entregó títulos de dominios de propiedad. Crítica un tanto ilusa, ya que todos deberíamos saber que los títulos de propiedad los entregan los gobiernos regionales mediante gestión de los gobiernos nacionales.

Frente a su pregunta si yo representaba a alguna organización, le dije que no, pero que me podría sentir representante de un pueblo chileno que construye una izquierda separada de los partidos políticos, pero con militancia en las protestas sociales en Chile. Comentó frente a esto: “usted entiende un poco como yo que quise hacer movilización social-política con esa gente que estaba botada en la calle, un movimiento que viene desde abajo”. Entonces, le pregunté si es que ese trabajo tenía fundamentos políticos, respondió “pues claro Tupac Amaru, el Che y Perón, porque soy peronista todavía, y por la líder mujer Micaela Bastidas.

Aquí en penal algunas de las guardias creen que soy una ignorante”. Hablamos de la importancia de conocer las experiencias de recrudecimiento de la derecha en la región y de lo relevante de una resistencia latinoamericana fundada en el internacionalismo, ante lo cual me cuenta que en Venezuela y Bolivia le reconocen con una importancia valoración gerrillera. Otra de las críticas comunes que ha recibido Milagro es en torno a su “caudillismo” y en torno a su personalidad “violenta”. Como me comenta una compañera en la visita “esta imagen de “caudillo” en Milagro hay que ponerla entreparéntesis no olvides que es mujer y no hombre”. Sobre la violencia de Milagro una artesana en un poblado camino a Humahuaca me dice: “los hombres le tienen miedo porque ella enfrentaba a los abusadores de mujeres”.

La conversación es interrumpida debido a que varios de los visitantes quieren hablar con ella, y varias cuestiones son de índole privada de la organización. Entremedio Noro, su esposo que también la visita, me explica parte de la obra social de Perón, pero también me habla de su visión política en torno a que los momentos de reorganización política hoy cuentan con el beneficio de la información que aportan intelectuales críticos a la memoria colectiva. Después de esas charlas entre ellos que me hacen recordar imágenes de “El Padrino”. Vuelve a la mesa junto a mi sosteniendo entre sus piernas a su nieto. Y me interpela diciéndome en Chile también han tenido dura la persecución me pregunta sobre el tema de la gratuidad, ante lo cual le traté de explicar que el sistema de educación de mercado seguía existiendo. También me dice que sabe sobre los importantes reclamos en torno a las pensiones. Finalmente me pregunta por Francisca Linconao y me dice: “por favor decile que siga resistiendo y que tenga mucha fuerza”. Nos abrazamos dos veces al despedirnos y nos prometemos una charla más larga cuando se encuentre en libertad.

(JPEG)

Autora de la pintura Ofelia Videtta UNA OBRA X CADA OBRA DE MILAGRO: la producción de artistas dirigida a visibilizar la obra de La líder social de la organización Tupac Amaru.

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2017 Le Monde diplomatique.