Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Rogun, la represa de la discordia
- Terminar con la cucultura
- Por qué Francia no es Guantánamo

- Sumario completo marzo de 2017





Sobre el autor

Philipp Kauppert* e Ina Kerner*

*Se desempeñó como director residente de la Fundación Friedrich Ebert (FES) en Pakistán de 2012 a 2016 y actualmente dirige la oficina de la FES en Bolivia. Ha trabajado y escrito sobre temas de economía política y desafíos de la transformación desde una perspectiva que promueve la democracia y la justicia social.

**Investigadora en el Centro de Investigaciones de Cooperación Global (KHK/GCR21) en Duisburg, Alemania; durante el otoño de 2015 era catedrática invitada en el Centro de Excelencia en Estudios de Género en la Universidad Quaid-i-Azam de Islamabad. Su obra escrita comprende temas de teoría política, teorías feministas y poscoloniales, interseccionalidad y cuestiones relativas a la política del desarrollo.


plus...



Página de inicio >> Marzo de 2017

En la búsqueda de conexiones globales con otros movimientos
Un feminismo político para un futuro mejor

por  Philipp Kauppert* e Ina Kerner*

El tema de las crisis ha dominado el debate público de los últimos años, tanto dentro como fuera de Alemania: desde la crisis financiera de Estados Unidos y la crisis económica de Europa, hasta los incesantes conflictos de Medio Oriente y sus múltiples consecuencias (como el fenómeno a menudo conocido como “crisis de los refugiados”). Este discurso que gira continuamente en torno a las crisis tiene efectos de amplio alcance. En primer lugar, tiende a restringir el margen disponible para las decisiones sobre políticas públicas, cuya elaboración queda reducida a la gestión de crisis que, por definición, es una dinámica meramente reactiva. En segundo lugar, y al filo de la paradoja, el actual discurso de crisis también parece restringir el espacio disponible para el debate sobre las causas de los graves problemas con los que se relaciona, al menos en el ámbito de la política.

Necesitamos un pensamiento que trascienda la noción de crisis, en particular si la crisis se percibe como una disfunción social momentánea cuya solución no requiere cambios estructurales de mayor magnitud. De ahí que iniciemos estas reflexiones con una exhortación a profundizar el análisis, ya que de lo contrario será imposible construir un futuro mejor. Con este objetivo en la mira, vamos a examinar la teoría feminista contemporánea. La idea puede sonar desatinada –porque el feminismo es para muchos un programa político sectorial, ipso facto inadecuado como soporte de consideraciones políticas generales–, pero aquí intentaremos demostrar precisamente lo contrario. A fin de cuentas, lo que nosotros solemos concebir como un estado de crisis es, para la teoría feminista, una condición permanente que jamás se confundiría con una molestia pasajera. El feminismo –en sus diferentes formas y contextos– ha reaccionado a situaciones de persistente desigualdad desde que nació...

Texto completo en la edición impresa del mes de MARZO 2017
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 664 20 50
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2017 Le Monde diplomatique.