Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Los grandes dilemas de los Hermanos Musulmanes
- Los horizontes del movimiento estudiantil
- La diplomacia del teléfono celular

- Sumario completo mayo de 2012





Sobre el autor

Alexander Bikbov
*Director adjunto del Centro de Filosofía Contemporánea y Ciencias Sociales, Universidad de Moscú.
plus...



Página de inicio >> Mayo de 2012

¿Cómo se fabrica la clase media rusa?
Una definición prêt-à-porter

por  Alexander Bikbov

Pocos conceptos son tan elásticos, tan resbaladizos, tan resistentes a las definiciones como el de clase media. Y en Rusia, más. Objeto de elogios y denuestos alternativos por parte del régimen gobernante, la clase media ha asumido hoy el protagonismo de las protestas contra el supuesto fraude electoral.

“En un futuro próximo, la clase media se convertirá en mayoría social”, pronosticaba Vladimir Putin el 29 de febrero de 2012, poco antes de su reelección a la presidencia de Rusia; mientras desde hacía tres meses sus opositores ganaban la calle para denunciar “elecciones fraudulentas”.

Ubicada entre la nomenklatura omnipotente y el proletariado marginado, esta clase se reveló como objetivo esencial de las reformas políticas. A partir de los años 1992-1993, mostró dos caras distintas para el imaginario de los partidarios de una transición hacia el paraíso postsoviético. La clase media fue considerada a la vez como una capa estabilizadora, que impediría los conflictos entre grupos sociales antagonistas, y como el principal apoyo del nuevo régimen político...

Texto completo en la edición impresa del mes de mayo 2012
a la venta en quioscos, librerías
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 664 20 50
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2017 Le Monde diplomatique.