Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- La crisis que viene
- De la colonización a la anexión
- Amistades en venta

- Sumario completo marzo de 2017





Sobre el autor

William Irigoyen
Periodista.
plus...



Página de inicio >> Marzo de 2017

El debate sobre el trabajo sexual
¿Legalizar o prohibir la prostitución?

por  William Irigoyen

El 1 de enero de 1999, Suecia se convirtió en el primer país en penalizar la compra de servicios sexuales en nombre de la lucha contra la violencia ejercida sobre las mujeres, mientras que otros, como Alemania en el 2001, elegían legalizar los prostíbulos. Quince años de distancia permiten observar los efectos de estos dos enfoques opuestos sobre la prostitución.

La luz rasante del atardecer inunda la localidad de Tyreso, uno de los veintiséis municipios de la provincia de Estocolmo. Sentada en la terraza de su pabellón, Pye Jakobsson disfruta un momento más de la clemencia del cielo: “Ellos ganaron y yo perdí. Voy a dejar este país a fin de mes para instalarme en alguna parte del sur de Europa, donde la legislación es diferente”, anuncia con calma esta mujer de 48 años, vocera de Rose Alliance. Esta organización, fundada en Suecia en el 2003, tiene la misión de defender al conjunto de las “trabajadores sexuales”, expresión que Jakobsson justifica del siguiente modo: “Hay trabajo desde el momento en que hay una actividad remunerada”. Seguir con la prostitución en Suecia, según ella, conduciría a exponerse aún más a los peligros de la clandestinidad.

En 1998, los diputados decidieron cambiar de enfoque, en nombre de los principios que florecieron en los años 70 y que siempre fueron la base de la sociedad sueca. En primer lugar figura la igualdad hombre-mujer, noción incompatible, estimaron los legisladores, con la práctica de relaciones remuneradas. El dinero impone una obligación; los consumidores que pagan por un servicio sexual —generalmente hombres— someten a los vendedores —generalmente mujeres—. Tomando nota de este desequilibrio, el Parlamento decidió dotarse de una ley que obligara a los clientes a cambiar sus comportamientos duraderamente y que llevara de facto a las prostitutas hacia otras actividades...

Texto completo en la edición impresa del mes de MARZO 2017
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 664 20 50
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2017 Le Monde diplomatique.