En kioscos: Octubre 2019
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Metáforas de España...

De un diario italiano me envían una serie de resultados de encuestas de intención de voto en España. Son el reflejo de "hoy", de las intenciones si las elecciones fueren hoy, y en todas, la del grupo Prisa, el Diario.es, Público, La Vanguardia, La Sexta, la Razón etc., dan por vencedor a Ciudadanos. Y me piden un artículo explicando por qué ese resultado. Entonces retorno al abandonado por cabreo oficio de periodista, y tiro líneas para definir el sujeto y el predicado de lo que intento decir.

Línea 1: un sujeto cualquiera que hace ocho años ganaba mil euros no secundó ninguna huelga ni participó en ninguna actividad reivindicativa porque su salario era de 1000 euros y si paraba la descontaban 100. Ahora, ocho años después, gana 650 euros y sigue convencido de que su pasividad social fue un gran negocio.

Línea 2: En medio de un mar de corrupción, de paro, de rebajas o "crecimientos moderados" de los salarios y pensiones, de recortes a la seguridad social, educación, sanidad, estalla la pantomima de la declaración unilateral de independencia catalana, las tiendas de chinos venden banderas españolas por un tubo, y ante la absoluta falta de respuesta política del PSOE, de Podemos y del Partido Popular, Ciudadanos enarbola la bandera del patriotismo absoluto. Parados de Andalucía y Extremadura, las autonomías más castigadas por la precariedad rugen el patriótico "a por ellos" que saca a un facherío larvado o aletargado a las calles, y así llegamos a un estado parecido al sufrido en Cádiz cuando tumbaron a la Pepa, el gran intento de constitución moderna, o cuando echaron a los franceses bonapartistas, mal que mal portadores de la ilustración y el laicismo, y pusieron como rey al tarado de Fernando VII. El patrioterío es así, siempre sido así, y Ciudadanos lo aprovecha con sagacidad.

Línea 3: En la ofensiva de agitación y propaganda, Ciudadanos y su líder supremo marean con las posibles candidaturas de Manuel Valls, un político francés de esplendorosos fracasos como ministro socialista, que no vaciló en ofrecer sus servicios a Macrón y el pequeño banquero francés, ídolo y referente "liberal" de Rivera, lo mandó a la mierda. También hacen crecer el rumor de que Mario Vargas Llosa podría ser candidato de sus filas para la comunidad de Madrid, pese a su nada edificante historial como político en Perú. Pero entre "liberales" estas son minucias. Lo que importa es el glamour "liberal". Y aunque nos pese, el glamour vende muy bien.

Línea 4: Hace muy poco, la cabeza más visible de Ciudadanos en Madrid hizo una demostración de su talante "liberal" preguntando con total candidez "por qué un patrón debe pagar un desahucio al empleado que despide, cuando lo justo sería que el despedido pague o devuelva al patrón parte de los salarios recibidos". Al parecer la respuesta a esta pregunta requiere un ejercicio intelectual demasiado complejo, y mejor permanezcamos repitiendo el mantra de "todos los políticos roban" o "hay que regenerar la política". ¿Cómo? ¡Y a quién le importa eso cuando hay fútbol y el Real Madrid volverá a ganar la Eurocopa!

Línea 5: Como creo ser uno de los pocos que ha leído la propuesta de "contrato único" que lleva Ciudadanos como ariete para incorporar a España a las naciones "liberales y competitivas", puedo decir con base que es una propuesta que aterra. Es el fin de lo que queda del Estado de Bienestar, es el fin de todas las conquistas obtenidas por los trabajadores.

Con estas líneas supongo que puedo empezar a escribir un artículo, pero las leo y regreso a una fotografía que tomé hace tiempo en Extremadura. Es un rebaño de corderos que marchan disciplinadamente al matadero, y dejan atrás, impasibles, un aviso de tráfico que prohíbe virar a la izquierda.

Compartir este artículo /