En kioscos: Enero 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Salud Mental Comunitaria: construyendo tejido social desde la periferia institucional. Por Marco Silva Cornejo

A Madres en Silencio; por su valor inagotable

La vivencia de experimentar la pérdida de un hijo en edad infanto/juvenil y sobrevivir al duelo es sin duda un hito desgarrador en la experiencia de cualquier ser humano. Resulta abundante la evidencia teórica y empírica que releva lo complejo de sobrellevar este proceso y la urgente necesidad de disponer redes de protección y apoyo para el alivio del dolor y la resignificación de lo vivido e incluso la reconstrucción de la biografía futura de los sobrevivientes.

Es por esta razón que la experiencia impulsada por la agrupación de “Madres en Silencio” de la comuna de Loncoche en la región de la Araucanía resulta fundamental por su naturaleza y características. “Madres en silencio”, es una agrupación de mujeres de Loncoche que comparten la experiencia de haber perdido un hijo en edad infanto adolescente. Son ellas mismas quienes se organizan de manera autónoma e instituyente, para solicitar un espacio de trabajo de duelo grupal, frente a la incapacidad de los dispositivos institucionales por dar cobertura, contención y apoyo a sus necesidades en el desarrollo de éste proceso.

Desde la perspectiva de la salud mental comunitaria, la experiencia de diez sesiones de dos horas aproximadamente, logró generar un proceso de acompañamiento y elaboración de lo vivido desde la utilización del recurso endógeno del grupo como principal mecanismo y recurso de sanación. La idea de compartir una experiencia dolorosa y de esta manera constituir el dolor en un espacio común de un nosotros que les interpela desde la alteridad resultó fundamental, por sobre todo desde la resiliencia, posibilitó de manera altamente efectiva el desarrollo de los procesos psicoemocionales entrampados en el dolor, pero indirectamente valida la hipótesis de que la reconstrucción de sentidos comunitarios y de tejido social son un capital de insospechadas consecuencias.

El taller comunitario de elaboración de duelo realizado junto a madres en silencio en la población Vista Hermosa de la comuna de Loncoche, nos señala con claridad que trabajar al servicio de las necesidades de la comunidad adaptando el recurso técnico a las formas y necesidades de los actores, no solo tiene impactos terapéuticos sino que también constituye una pertinente estrategia política al servicio de la reconstrucción de procesos de transformación. Lo descrito se encuentra en plena coincidencia con los procesos vividos en el país a partir del dieciocho de octubre pasado, demostrando que el desborde de la una institucionalidad ciega y falta de empatía puede ser deconstruido desde la organización en autonomía y movilización desde los propios actores.

Otro Loncoche es Posible.

Marco Silva Cornejo
Mg Ciencias Sociales Aplicadas UFRO

Compartir este artículo /