En kioscos: Octubre 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « Falsas independencias »
Siguiente artículo: « La conflictiva e inacabada tarea de (...) »
>

Un nuevo Chile posible al alcance de la mano

Las encuestas dan por ganadora, por amplio margen, la opción de aprobar la confección de una nueva Constitución que pondrá término a la heredada por la dictadura cívico-militar del general Augusto Pinochet. También los sondeos apuntan a que el mecanismo que escogerá la ciudadanía para elaborar el nuevo pacto será la Convención Constitucional, la que será integrada paritariamente por delegados y delegadas elegidas en su totalidad por el voto popular, con escaños reservados para pueblos originarios, personas en condiciones de discapacidad y mejores condiciones de elegibilidad para independientes.

El proceso constituyente emanado de la movilización y rebelión popular de hace un año ha logrado sortear la pandemia que ha asolado al mundo e impactó con fuerza en Chile, así como los indisimulados intentos de sectores derechistas, de dentro y fuera del gobierno, por postergarlo o simplemente anularlo. En ese sentido, el proceso que arrancó con un, muchas veces, cuestionado acuerdo político ha ido consiguiendo paso a paso una legitimidad que debería probarse en las urnas el próximo 25 de octubre, cuando la abstención registrada en elecciones pasadas quede superada por una amplia participación. Si no es así, el camino hacia la construcción de una democracia de mejor calidad podría enfrentar dificultades difíciles de prever.

La opción transformadora será más fuerte si hay una contundente participación popular, para llegar al 11 de abril, cuando haya que escoger a quienes trabajarán en la elaboración del nuevo pacto constitucional, que es la siguiente elección más importante de un calendario plagado de comicios. Esa batalla electoral será seguida por una menos visible pero trascendental: la capacidad de los delegados constituyentes de dotarse de un reglamento de funcionamiento y procedimientos que debería sellar la legitimidad social y política para seguir avanzando.

En tal reglamentación hay una clave que ya le quita el sueño al gobierno, que ha destinado un equipo y esfuerzos para limitar el poder de (...)

Artículo completo: 818 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Libio Pérez

Editor general de la edición chilena de Le Monde Diplomatique.

Compartir este artículo