En kioscos: Junio 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Un gobierno de guerra fría, sin guerra fría: La tentación imperial de Estados Unidos

Un gobierno de guerra fría, sin guerra fría: La tentación imperial de Estados Unidos

Agosto de 2001

por Philip S. Golub

(Extractos, artículo completo en la edición impresa)

"Estamos en el centro -proclamaba el senador Jesse Helms en 1966- y allí tenemos que mantenernos (...) Estados Unidos debe dirigir el mundo llevando en alto la antorcha moral, política y militar del derecho y de la fuerza, y servir de ejemplo a todos los pueblos". Algunos años más tarde, el neoconservador Charles Krauthammer escribía con la misma falta de modestia: "Estados Unidos se erige sobre el mundo como un coloso (...) Desde que Roma destruyó Cartago, ninguna otra gran potencia alcanzó las alturas a las que nosotros llegamos". "El momento unipolar -profetizaba- durará al menos una generación más". Proyectándose aún más lejos, otro autor pudo decir: "El siglo XVIII fue francés, el XIX inglés, y el XX estadounidense. Y estadounidense será también el siglo próximo".

 

Esas odas cantadas al poder dan una idea de la euforia imperial que se apoderó de la derecha estadounidense al final de la guerra fría y de la distancia respecto de los años 1980, cuando autores como Paul Kennedy creían descubrir los signos estructurales de un agotamiento de la hegemonía estadounidense.

 

Desde 1991, el objetivo primordial de la política exterior estadounidense es mantener ese statu quo. Pero tal finalidad se declina de manera diferente según el carácter más o menos cooperativo o coercitivo empleado. Mientras que la administración Clinton daba prioridad a la diplomacia económica y en cierta medida a la cooperación multilateral, la nueva administración se ve tentada por la fuerza y por la acción unilateral de extender aún más las fronteras de la hegemonía estadounidense.

 

Línea de confrontación

 

Instalados en el poder hace apenas seis meses, George W. Bush y su equipo endurecieron considerablemente las relaciones bilaterales con China; cuestionaron el tratado antibalístico ABM de 1972 con su decisión de desarrollar un sistema antimisiles (NMD); anunciaron su intención de militarizar el espacio; (…)

Artículo completo: 783 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de agosto 2001
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Compartir este artículo