En kioscos: Mayo 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Después del 11 de septiembre: El nuevo rostro del mundo

Diciembre de 2001

Por Ignacio Ramonet

Director de Le Monde diplomatique, Francia.

El crimen de lesa humanidad perpetrado en territorio de Estados Unidos el 11 de septiembre último inaugura un nuevo período histórico en que la globalización financiera coexiste con su reverso: la globalización del terror y la de múltiples formas de la criminalidad, favoreciendo el vaciamiento de los Estados débiles. Al comando de una coalición a la que se han sumado potencias hasta hace poco esquivas a su influencia, como Rusia y China (e incluso, contra lo previsto por Ben Laden, Pakistán, que sacrifica Afganistán a sus otras prioridades estratégicas), la supremacía militar de Estados Unidos se torna aplastante.

A casi tres meses de los acontecimientos del 11 de septiembre, es hora de hacer un primer balance de todo lo que ha cambiado en la geopolítica planetaria y va afectar nuestras vidas. Sucediendo al ciclo iniciado el 9 de noviembre de 1989 con la caída del muro de Berlín, es indiscutible que empieza a despegar un nuevo período histórico.

Todo comenzó ese fatídico martes 11 de septiembre con el descubrimiento de un arma nueva: un avión de línea, cargado de combustible y convertido en misil destructivo. Desconocida hasta entonces, esa monstruosa bomba incendiaria golpea varias veces, por sorpresa y en el mismo momento a Estados Unidos. El impacto es de una violencia tal que sacude al mundo entero.

Lo que se modifica de entrada es la percepción misma del terrorismo. Enseguida se habla de "hiperterrorismo", para significar que ya no será como antes. Se ha franqueado un umbral impensable, inconcebible. La agresión es de una tal desmesura que no se parece a nada conocido. Hasta el punto de que no se sabe cómo designarla. ¿Atentado? ¿Ataque? ¿Acto de guerra? Los límites de la violencia extrema se extienden. Y ya es imposible volver atrás. Todos sabemos que los crímenes inaugurales del 11 de septiembre se van a reproducir. Tal vez en otra parte, y sin duda en circunstancias diferentes, pero se van a repetir. La historia de los conflictos enseña que cuando aparece un arma nueva, por monstruosos que sean sus efectos, siempre se la vuelve a usar. Así fue con el uso del gas de combate después de 1918, con la destrucción de ciudades mediante bombardeos después de Guernica en 1937.

Por otra parte es el miedo que alimenta el terror nuclear, cincuenta y seis años (...)

Artículo completo: 1 214 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de diciembre 2001
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Compartir este artículo