En kioscos: Junio 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Crisis mundial y movimientos sociales

Crisis mundial y movimientos sociales

Agosto de 2002

Por Carlos Gabetta

Director de Le Monde diplomatique, edición Cono Sur.

¿Regular el capitalismo? ¿Quién lo dijo? ¿Carlos Marx? No señor; Marx sólo demostró que el capitalismo cumpliría en algún momento su ciclo histórico, para dejar luego paso al socialismo. ¿Quién lo dice entonces? ¿Le Monde diplomatique? Eso no es nuevo. Sí señor, Le Monde diplomatique lo dice en todo el mundo desde hace años y va incluso bastante más allá, pero como usted dice, eso no es nuevo (1). Lo nuevo es que ahora ("ahora" quiere decir después de los escándalos Enron y otros y de las brutales caídas que vienen sufriendo las bolsas mundiales) lo dicen (2), o comienzan a decirlo, grandes medios internacionales que durante más de dos décadas cantaron loas al neoliberalismo, a la globalización neoliberal, a la "nueva economía", a la "contabilidad creativa" (3) y propagaron el "fin de la historia" y otras inteligentes pamplinas para consumo de ciudadanos de a pie demasiado volcados al trabajo cotidiano como para entender esas complejidades y destinadas a enmascarar lo que ha sido la fase de concentración y acumulación más salvaje e irracional de la historia del capitalismo.

 

Se abre un período nuevo. Cruel, difícil y cargado de amenazas, pero también de alentadores signos. La fase de desconcierto que siguió al fracaso de la Unión Soviética, la gran esperanza progresista mundial del siglo XX, sólo ha durado dos décadas. El capitalismo, frenados sus esenciales impulsos durante setenta años, sacó los dientes apenas caído el muro de Berlín y como aquel personaje de El submarino amarillo, el inolvidable filme de The Beatles, comenzó a devorar sin piedad todo lo que se movía a su alrededor. Ahora que casi no queda vida en su entorno, puede que, como aquel personaje, abra grande, grande su bocaza, tanto que ésta dé una vuelta completa y ¡plop!, se devore a sí mismo.

 

Pero cuidado, las metáforas se expresan en pocas palabras y un filme dura un par de horas, pero los sistemas productivos en la historia, siglos. Pasarán muchas cosas antes de eso y, entretanto, hay que vivir. Una de las cosas que pueden pasar es un crack internacional de proporciones (4), seguido de una larga recesión. Otra, la que está pasando: como siempre en su corta historia, el capitalismo resuelve sus crisis destruyendo. Primero las democracias, luego economías enteras competidoras, por último una gran guerra, o varias, muchas, sucesivas pequeñas guerras. Respecto a la democracia, el Consenso de Washington, que la consideraba esencial para América Latina, ya olvidó ese capítulo (5); además, en todo el mundo se reproduce el repudio a las dirigencias políticas a causa de las desigualdades y la corrupción e incluso en Estados Unidos ya hubo un fraude en las últimas elecciones presidenciales y está en marcha un preocupante recorte a libertades que han sido emblema y verdadero motivo de orgullo para ese país (6). Ya existen muchos signos de guerra comercial, de los cuales no es el menor la serie de medidas proteccionistas tomadas por Estados Unidos y la Unión Europea y, el último, el fast track (vía rápida) negado sistemáticamente durante dos mandatos a Bill Clinton y acordado en un periquete a George W. Bush para acelerar la construcción del Area de Libre Comercio para las Américas (ALCA). Cómo hará Bush para seguir protegiendo su mercado y lograr que se abran del todo los mercados latinoamericanos sólo se explica por el (...)

Artículo completo: 1 718 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de agosto 2002
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Compartir este artículo