En kioscos: Mayo 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « ¿Es Santa Cruz separatista? »
Siguiente artículo: « Democracias revolucionarias »
>

El primer Presidente indígena americano

Revolución democrática en Bolivia

Evo Morales puso un pie en la historia el 18 de diciembre pasado. Con el 53,7% de los votos –y 25 puntos de diferencia sobre el ex presidente conservador Jorge “Tuto” Quiroga– el candidato del Movimiento al Socialismo (MAS) obtuvo el triunfo electoral más resonante de los últimos 30 años de la historia boliviana. Bolivia se suma así a los países sudamericanos inmersos en profundas transformaciones políticas.

El resultado obtenido por el MAS no solamente representó un duro golpe para una derecha que se postulaba como un muro de contención a la emergencia indígena-popular, sino para un conglomerado de poderosos medios de comunicación que jugaron sus fichas para evitar un triunfo de la izquierda y para unas encuestadoras que, como en anteriores ocasiones, siguen sin registrar el pulso de la Bolivia profunda. Pese a los avances operados desde la Revolución Nacional de 1952 y del reconocimiento constitucional de Bolivia como un país “pluriétnico y multicultural” en los años ’90, ésta sigue sometida a una suerte de apartheid, en el que la etnicidad opera todavía como limitante o facilitadora del ascenso y del reconocimiento sociales. Pastor de llamas (“llamero”), trompetista, futbolista y cultivador de coca, amigo de Hugo Chávez y Fidel Castro, resistido por el gobierno estadounidense, que lo considera un “agitador de la coca ilegal”, Evo Morales logró cohesionar la demanda de cambio que atraviesa transversalmente a la sociedad boliviana cansada del dogma neoliberal aplicado desde 1985 y de los pactos políticos que garantizaban la supervivencia en el poder de un desprestigiado conjunto de partidos que en el último cuarto de siglo vació de contenido la democracia reconquistada en 1982 y transformó el armazón institucional del país en una correa de transmisión de mandatos externos. Por otro lado, la derecha de Poder Democrático Social (Podemos, de Quiroga) debió enfrentar el rechazo social a la conformación de sus listas –que fueron el receptáculo de infinidad de “tránsfugas” que encontraron en Podemos (...)

Artículo completo: 426 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de enero 2006
en venta solo en versión digital (PDF) a $1.500
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Pablo Stefanoni

Compartir este artículo