En kioscos: Enero 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Yo soy cuerdo, los otros son los locos...

Enfermedad mental versus salud mental

Tal como señala el artículo de Patrick Coupechoux, que encabeza este dossier, “Cuando se produjo el drama del hospital psiquiátrico de Pau, en diciembre de 2004, los “locos” concitaron rápidamente la atención de los estrados, los canales de televisión y los diarios. No para hablar de su situación, tan compleja, sino para alertar a los ciudadanos sobre su peligrosidad”.

Aquí estamos en el epicentro del más viejo de los temas pendientes, la lucha entre la locura y la cordura. Aquí están nuevamente “los locos” para recordarnos a “los cuerdos”, los frágiles límites entre ambas formas de existencia… y cual de las dos está más “desvariada”. La locura nos da miedo, da un estremecimiento del alma, se nos impone como un espejo peligroso en el cual no quiero mirarme, no quiero re-encontrarme, no quiero re-conocerme. No quiero desnudarme ante mi mismo y asumir la mismidad, la autenticidad de mi existencia, puesto que esto implica inexorablemente la otridad, la alteridad del otro, o sea que, en otros términos, tengo que reconocer “al loco” como mi alter ego, lo cual implica encuentro y comunicación. No, absolutamente no, emerge la respuesta condicionada, la evasión, el miedo y el escape. Los locos son…peligrosos, dañinos, extraños, agresivos, etc… o sea que yo podría ser también peligroso, dañino, extraño o agresivo… No, definitivamente no. “Yo soy cuerdo, los otros son los locos”. Esta afirmación apodíctica no da ninguna posibilidad, no cabe ni siquiera la duda dinámica a que yo pueda enfermar mentalmente, que yo pueda estar al otro lado. Esta afirmación está reafirmada y reforzada día a día por los medios de comunicación. Es la proyección de nuestros propios miedos. Negarlos y verlos en los otros. No me los puedo reprimir. Reprimo a los otros, en este caso a “los locos”. Que manera más fácil de aliviar mis propias angustias. Reprimir locos me hace bien, me permite mantener mi propia alienación, me libera de mis propios temores e insuficiencias...

En Chile... sobran (...)

Artículo completo: 826 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de julio 2006
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Eduardo Durán

Compartir este artículo