En kioscos: Diciembre 2019
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « El sueño de una solución global »
Siguiente artículo: « Los paranoicos del complot »
>

Avigdor Lieberman de nuevo en el gobierno

¿Qué le pasa a Israel?

El fracaso de su ejército este verano boreal parecía haber sacudido a los israelíes. ¿Exigirían finalmente que su país negocie con sus vecinos; un “sueño” que inspira nuevas iniciativas internacionales? Nada de eso. Ni los crímenes de guerra en el Líbano, ni aquellos cometidos en Gaza luego, ni siquiera el nombramiento como Viceprimer Ministro de un líder de la extrema derecha provocaron reacciones masivas. ¿Por qué?

¿Qué le pasó a la sociedad israelí para llegar a producir líderes racistas como Avigdor Lieberman, jefe del partido de extrema derecha Israel Beitenou (Nuestra Casa Israel), que ha vuelto al gobierno como Viceprimer Ministro? Este interrogante, que muchos se plantean, no tiene sentido. Sería más razonable preguntarse por qué ese fenómeno se produce recién ahora, casi sesenta años después de la fundación del Estado de Israel.

Parece igualmente inútil preguntarse por qué los israelíes aceptan atrocidades como la eliminación de toda una familia palestina en la Franja de Gaza. En cambio, resulta sorprendente que después de cuarenta años de ocupación una cantidad no despreciable de israelíes salga a las calles para denunciar injusticias como el bombardeo de Beit Hanun.

Desde su fundación, el Estado de Israel no deja de proclamar a los cuatro vientos que es la única democracia de Medio Oriente. Comparado con Siria o con Irán, y en menor medida con Egipto o Jordania, Israel puede enorgullecerse de defender valores democráticos como la libertad de expresión, el imperio de la ley y la existencia de elecciones libres. En el plano estructural y formal, Israel es una democracia muy desarrollada; pero en términos de valores morales, esa democracia sigue siendo frágil y vulnerable; y hasta puede decirse que ha alcanzado su nivel más bajo. Al contrario de los países de Europa del Oeste y de Estados Unidos, no existen en Israel frenos y contrapesos que permitan preservar un equilibrio democrático, a la vez que la sociedad civil contiene aún sectores de la población (...)

Artículo completo: 357 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de diciembre 2006
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 608 35 24
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

Akiva Eldar

Compartir este artículo /