En kioscos: Noviembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

II Foro Social Chile:

Enlazando la fuerza de los débiles

Los analistas internacionales destacan frecuentemente la estabilidad política y económica de Chile. Lo que no mencionan son los factores que explican esta estabilidad y que implican un enorme costo social y ambiental para la ciudadanía. En ningún país de América Latina la herencia envenenada de una dictadura ha sido tan persistente como en Chile, ya que el régimen de Pinochet logró «amarrar» el modelo económico neoliberal y consolidar una democracia "protegida” mediante la imposición de una Constitución diseñada la medida por sus ideólogos.

Desde 1990 una tupida red de leyes, acuerdos políticos y trabas financieras imposibilitan el ejercicio de una auténtica democracia. Esta situación explica que año a año las tensiones se acumulen, lo que provoca estallidos sociales episódicos, frecuentemente locales y desvinculados, y que no logran cambios significativos. En el 2006 esta conflictividad social se hizo patente en diversas manifestaciones, como la de los estudiantes secundarios, en mayo y junio. Pero también se han dado otros casos, ligados a la crisis de los servicios públicos, o a graves conflictos ambientales y laborales. Son ejemplos muy claros de estas limitaciones estructurales, que imposibilitan a los chilenos poder exigir en plenitud sus derechos. Cada vez más urgente la necesidad de articulaciones sociales consistentes, que permitan fortalecer la presión ciudadana y la emergencia de alternativas al neoliberalismo. Este contexto explica la relevancia política de la segunda versión del Foro Social Chile. Durante el sábado 25 y el domingo 26 de noviembre más de tres mil quinientas personas participaron en más 170 actividades autogestionadas por dos centenares de organizaciones sociales y ciudadanas. Un éxito importante, que prefigura nuevas y más sólidas movilizaciones en 2007.

En este año el Foro Social buscó fortalecer las dinámicas de integración latinoamericana que han empezado a emerger en nuestro continente, gracias al impulso de los nuevos gobiernos progresistas y a la nueva “diplomacia de los pueblos”. La actividad más importante al respecto fue la intervención del canciller boliviano David Choquehuanca, que fue invitado por la asociación chilena de ONGs (Acción). Esta actividad se transformó en uno de los hechos políticos de mayor relevancia de esta segunda versión del Foro Social Chile, ya que el canciller invitó a la presidenta Michelle Bachelet a sumar más decididamente a Chile en el proceso de integración latinoamericano, que busca mayor independencia y autonomía de los centros financieros mundiales. Al mismo tiempo el senador Gastón Cornejo, presidente de la comisión de relaciones internacionales del senado boliviano, participó en un debate junto al senador chileno Nelson Ávila, en el que reflexionaron sobre la necesidad de profundizar tanto en las estrategias institucionales, como en las iniciativas ciudadanas y sociales de integración regional. Este factor es especialmente relevante en la superación de los viejos conflictos decimonónicos que dividieron artificialmente a nuestros pueblos. Esta nueva “diplomacia desde abajo” puede ser un factor decisivo en la incorporación de Chile a los nuevos procesos latinoamericanos.

Tribunales éticos: dando la voz a la ciudadanía

Durante el FSCH-2006 funcionaron dos «tribunales éticos” o “ciudadanos» a semejanza del Tribunal Russell, que en los años 70 investigó los crímenes en Vietnam. En estos tribunales se desarrollaron los «casos» contra a la minera transnacional Barrick Gold Corp., responsable del proyecto aurífero Pascua Lama; y, por otra, a la Constitución chilena de 1980. Tanto el caso de Barrick como el juicio a la Constitución fueron presentados por especialistas y testigos ante abogados acusadores y defensores y un jurado de personalidades éticas dictó una sentencia específica.

El caso de Barrick Gold, es un ejemplo brutal del poder de las transnacionales. Amparada por la legislación chilena, la empresa impone su voluntad a despecho de los intereses sociales y de la protección del medio ambiente. En este caso se trata de una explotación de oro en el valle de Huasco, que dañará irremediablemente los glaciares que permiten que exista un curso de agua en medio del desierto de la III región. La sentencia del tribunal dictaminó que la minera Barrick Gold Corporation es responsable de graves atentados ambientales, sociales, culturales y económicos, producto de sus políticas, programas y acciones sobre los territorios y pueblos en Argentina, Chile y Perú. El tribunal por mayoría absoluta de sus integrantes acogió la solicitud del fiscal y condenó a Barrick Gold a la expulsión de los territorios de dichos pueblos, además de condenar de igual forma a todas las empresas mineras transnacionales que están operando de manera semejante en dichos territorios. Al mismo tiempo, el tribunal denunció que Barrick Gold ha contado con el apoyo directo o indirecto de los Estados de Chile y Argentina. Es un caso (...)

Artículo completo: 2 476 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de enero 2007
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Alvaro Ramis

Compartir este artículo