En kioscos: Enero 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Falso debate a la francesa

Cómo combatir las desigualdades

La expresión “discriminación positiva” hizo su aparición en el vocabulario político francés hace veinte años: su primera mención en los medios se remonta a 1987. Pero su verdadero auge data del año 2000: se la invocó en ocasión de la sugerencia de que los currículum vitae de los candidatos a un empleo fueran anónimos, a propósito de la convención acordada entre el Instituto de Estudios Políticos y algunas escuelas secundarias clasificadas en las Zonas de Educación Prioritarias (ZEP). Nicolas Sarkozy fue el primer político en remitirse a ella... por un tiempo, antes de reservar ese adminículo a sus (raras) apariciones en los suburbios.

Curiosamente, al tiempo que la “discriminación positiva” suscita, en los medios franceses, un debate que resultó relanzado por las revueltas en los suburbios en otoño de 2005, nadie sabe a ciencia cierta cómo definirla. En realidad, asume formas no siempre comparables en los muy diferentes países donde ha encontrado alguna aplicación.

En Estados Unidos la Affirmative Action se proponía compensar las desigualdades heredadas de la esclavitud de la que fue víctima la población de origen africano; implementada desde hace más de cuarenta años, esta práctica presenta un balance mitigado. Lo mismo sucede con Sudáfrica, donde la política llamada de “contrato equitativo” tuvo efectos perversos. En cuanto a India, el sistema de “puestos” reservados, extendido de los intocables a las demás “clases postergadas”, pone en evidencia graves insuficiencias.

Artículo completo: 258 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de mayo 2007
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Dominique Vidal

De la redacción de Le Monde diplomatique, París.

Compartir este artículo