En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Imperio, estrategas y conflictos

Calamidad de calamidades

A pesar de su extrema sofisticación, los modernos métodos y equipamientos para la guerra no garantizan inmunidad a las tropas ni, mucho menos, la ocupación del terreno. El viejo método de combate contra fuerzas superiores, teorizado por los chinos hace siglos, sigue oponiéndose a los avances de la tecnología, al tiempo que los estrategas le oponen otras tácticas, como un crack bursátil provocado o la propaganda.

Estruendos, resplandores, deflagraciones del campo de batalla. Enfundado en su uniforme de última generación con chaleco antibalas integrado, el combatiente estadounidense porta un casco que garantiza su protección, pero que también es un complejo electrónico sofisticado. La computadora, con comando manual, incluye un banco de datos y responde a órdenes vocales. En la pantalla de la parte superior del casco el soldado puede hacer aparecer mapas, su posición calculada por GPS, directivas escritas, los datos técnicos necesarios para la identificación de un aparato, e incluso imágenes de video. La cámara integrada al módulo permite ver de noche a través del humo. “Orejas electrónicas”, montadas a cada lado del casco, localizan el origen de los sonidos. Para más seguridad, el sistema informático está vinculado a un detector de minas compuesto de censores térmicos y de un micro-radar.

Porta un arma, por cierto; en este caso el fusil de asalto M14. Provisto de una cámara térmica capaz de detectar presencias camufladas, el fusil también permite emitir imágenes en red. Observador de tiro gracias a su láser de telemetría y de designación, todo infante se convierte en un elemento de la cadena de información e (...)

Artículo completo: 290 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de junio 2007
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Maurice Lemoine

Jefe de redacción de Le Monde diplomatique, París.

Compartir este artículo