En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Sarkozy

Al regresar de sus vacaciones en Estados Unidos, donde visitó a George W. Bush, el presidente francés Nicolas Sarkozy lanzó su programa de “ruptura”, que pretende realizar profundas reformas sociales (jubilaciones, horas de trabajo, sistema impositivo, seguro médico). Por otro lado, las declaraciones de su canciller sobre una posible guerra con Irán, así como las de su ministro de Defensa sobre un pleno regreso a la OTAN, señalan un giro copernicano en la política exterior francesa. La glorificación del Presidente por los grandes medios de comunicación le aseguran un fuerte apoyo, pero la puesta en marcha de sus iniciativas puede generar los primeros conflictos.

Fascinados por su inspiración y su brío, como niños antaño encantados por el flautista de Hamelín, varias personalidades de todo el espectro habían sucumbido a la magia de Nicolas Sarkozy. Aun más cuando los grandes medios de comunicación, dedicados a una operación de intoxicación masiva, no dejaron de glorificarlo. Se produjo así en Francia una suerte de hipnosis colectiva ante un Presidente poseído por una hiperactividad desconcertante y una efervescencia de iniciativas a menudo borrosas.

Los ojos comienzan a abrirse en momentos en que se devela la verdadera naturaleza del prestidigitador, liberal y brutal. Era claro desde los primeros anuncios económicos y sociales (régimen tributario para las altas rentas, escudo fiscal, derechos de sucesión, franquicias médicas, horas extras), fieles a la esencia misma del neoliberalismo. Y se hizo aun más evidente a partir de las alocuciones de Sarkozy durante los encuentros de verano del Movimiento de las Empresas de Francia (Medef), el 5 de septiembre, y en ocasión del 40 aniversario de la Asociación de los Periodistas de la Información Social (AJIS, en francés), el 18 de septiembre (1).

Ataque frontal

“La prioridad –juzgó Sarkozy– es tratar la cuestión de los regímenes especiales de jubilación” que hay que “reformar sin demoras” porque “las diferencias en situaciones que justificaban tal o tal (...)

Artículo completo: 877 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de octubre 2007
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Ignacio Ramonet

Jefe de redacción de Le Monde diplomatique, París

Compartir este artículo