En kioscos: Diciembre 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Valones y flamencos, condenados a entenderse

Federalismo belga en construcción

Primer ministro anunciado, el demócrata-cristiano Yves Leterme retomó el pasado mes de octubre sus negociaciones para formar un gobierno belga. Desde las últimas elecciones legislativas, el 10 de junio de 2007, no ha logrado formar una coalición que reagrupe a los ciudadanos de lengua holandesa (flamencos) y a los de lengua francesa (valones). El principal desacuerdo se centra en una nueva reforma del Estado Federal –ya hubo cinco– que logre conciliar las reivindicaciones autonomistas, incluso independentistas, flamencas.

Desde las últimas elecciones federales, el 10 de junio de 2007, la situación en Bélgica intriga a todo el mundo por la forma en que los desacuerdos sobre una nueva reforma de las instituciones impiden la formación de un gobierno. Dado que el país ya conoció cinco reformas desde 1970, podría pensarse que está profundamente dividido por una disputa entre la población de lengua holandesa y la de lengua francesa, y que es víctima de un frenesí institucional, como si quisiera modificar permanentemente su modo de organización.

La realidad es más compleja: si ya existieron cinco reformas es porque Bélgica pasó prudentemente, paso a paso, de un Estado unitario a un Estado federal, luego de haberse tomado más de un siglo para solucionar cuestiones lingüísticas, producto de una diferencia original.

Artículo completo: 216 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de noviembre 2007
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Vincent De Coorebyter

Director general del Centro de investigaciones y de informaciones sociopolíticas (CRISP), Bruselas.

Compartir este artículo