En kioscos: Mayo 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « Motines del hambre »
Siguiente artículo: « La revisión de Mayo del ’68 »
>

Proceso por el secuestro y desaparición de cuatro ciudadanos franceses en Chile:

La justicia francesa hace su trabajo

Comunicado

Postergación del juicio contra los ex responsables de la dictadura chilena: Un nuevo desafío de la justicia para la víctimas de violaciones de derechos humanos en Chile

París, Santiago, 7 de mayo 2008 - La Federación Internacional de los Derechos Humanos (FIDH) y sus organizaciones miembro en Chile (Corporación por la Defensa y la Promoción de los Derechos del Pueblo – CODEPU) y en Francia (Liga Francesa de los Derechos Humanos – LDH), expresan su decepción ante la postergación, anunciada ayer, del juicio previsto en contra de 15 ex responsables de la dictadura de Augusto Pinochet.

Este juicio debía de desarrollarse ante la Corte Penal de París del 19 al 23 de mayo 2008. Hubiera puesto un término a nueve años de investigación sobre la desaparición forzada de 4 franco-chilenos durante la dictadura. Más allá, se hubiera examinado el sistema institucional de la dictadura en su conjunto.


----- A continuación el artículo publicado en la edición de mayo, antes que se conociera su aplazamiento:

Casi diez años después que las familias interpusieran las respectivas querellas, la justicia gala someterá a juicio a quince responsables de la dictadura militar chilena, inculpados del secuestro y desaparición de cuatro ciudadanos franceses. El juicio, que tendrá lugar en el Palacio de los Tribunales de París durante la tercera semana de mayo, juzgará en ausencia a quienes se considera como autores del secuestro de Georges Klein, Etienne Pesle de Mesnil, Alphonse Chanfreau y Jean Ives Claudet. Con excepción de este último, quien, por orden del régimen chileno fue detenido y desapareció en Argentina, en el marco de la Operación Cóndor, todos los demás fueron secuestrados por las fuerzas represivas chilenas, durante los dos primeros años de la dictadura militar del General Pinochet.

Durante todos estos años, la justicia francesa ha indagado, escrutado e interrogado a decenas de testigos, familiares y víctimas. Sólo al cabo de una paciente e interminable investigación (instrucción) realizada por tres jueces sucesivos, las autoridades judiciales francesas han decidido someter a proceso a las personas imputadas por estos crímenes. La inusual duración de la instrucción, de la que no se puede descartar el telón político de fondo; el carácter excepcional del proceso que persigue a responsables extranjeros que cometieron sus crímenes fuera del territorio francés, pero sobre ciudadanos galos; y para terminar, el hecho que el juicio se haga en ausencia de los acusados (hasta hace poco esto se llamaba “contumacia”), han transformado esta cita judicial del mes de mayo, en un verdadero proceso histórico a la dictadura de Augusto Pinochet. Esta última afirmación es tan cierta que los periodistas y los diversos medios informativos franceses o acreditados en Francia, hablan del proceso Pinochet, aún cuando el principal responsable haya sido eliminado de la lista de acusados después de su muerte ocurrida, paradojalmente, el 10 de diciembre, día internacional de los derechos humanos, en el año 2006.

¿Por qué la justicia francesa juzga crímenes cometidos por chilenos en su propio país?

A muchos chilenos podrá parecerles extraño que sea la justicia francesa la que trate crímenes o delitos cometidos en Chile por chilenos, en el marco de situaciones criminales ocurridas en nuestro país. La principal respuesta que se puede dar a esta interrogante es que las víctimas de tales crímenes son francesas. En efecto, el artículo 113-7 del Código Penal francés estipula claramente que «la ley penal francesa es aplicable a todo crimen y delito sancionado de cárcel, cometido por un extranjero fuera del territorio de la República (francesa), cuando la víctima es de nacionalidad francesa en el momento de la infracción». Ese ha sido el criterio legal sobre el cual se han apoyado los abogados de las familias de las cuatro víctimas involucradas en este proceso. Como lo prueba la documentación en manos de la Corte de París, las cuatro personas detenidas-desaparecidas gozaban al momento de su rapto, de la nacionalidad francesa. Georges Klein, por haber nacido en Francia, siendo hijo de emigrantes; Etienne Pesle por ser hijo de franceses y Alphonse Chanfreau y Jean Yves Claudet por poseer la nacionalidad por filiación directa. En esas circunstancias, la aplicación estricta de la ley francesa obligaba a las autoridades judiciales de París a instruir el sumario. En febrero de 2007, nueve años después de presentadas las querellas, los magistrados encargados de la investigación consideraron haber recogido antecedentes y testimonios suficientes para acusar y someter a juicio a 19 personas, cuatro de las cuales están muertas. Es sobre quince responsables, entonces, sobre los cuales recaen las principales acusaciones por el secuestro acompañado de torturas de los cuatro ciudadanos (...)

Artículo completo: 2 422 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de mayo 2008
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Paz Rojas y Ricardo Parvex

Doctora Paz Rojas Baeza, CODEPU, Corporación de Defensa y Promoción de los derechos del Pueblo, (Chile).
Ricardo Parvex, presidente de la Asociación de Ex Presos Políticos Chilenos (Francia). Organizaciones querellantes en el juicio.

Compartir este artículo