En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Chile y la construcción de su imaginario

El Bicentenario: Una historia en imágenes

Toda Ibero América parece haber decidido conmemorar el Bicentenario de una u otra Independencia. El movimiento independentista se inicia en Nuestra América en 1810 y se extiende en la América del Sur hasta fines de 1824, cuando Sucre con un ejército de patriotas de todo el continente derrota en Ayacucho al último ejército español.

La dimensión hispánica y continental del hecho no debe hacernos olvidar que antes, al iniciarse el año 1804, Haití había declarado su independencia conjuntamente con la abolición de la esclavitud. Hace poco se reunieron en Río de Janeiro los mandatarios de Brasil y Portugal, Lula da Silva y Cavaco Silva para conmemorar los 200 años de la llegada de la familia real portuguesa a la ciudad carioca el 8 de marzo de l808. Entre 1808 y 1822, el país fue sede de la corona portuguesa sin dejar de ser colonia.

Les queda a los brasileños por conmemorar 1824, cuando de imperio a imperio el país se hizo independiente con don Pedro I, y 1889 cuando dejó de ser imperio y pasó a ser república. Por esas fechas, años después, en 1898, obtuvo Cuba su independencia de España –aunque quedó bajo la Enmienda Platt. Y no digo Puerto Rico porque acabó asociado a los faldones de los EE.UU. Pero no sólo las naciones de América, también España está de Bicentenario. Goya pintó las fechas: el 2 de mayo de 1808, cuando el pueblo se levanta atacando con palos y cuchillos a los mamelucos, mercenarios egipcios del ejército francés, que recordaban a los españoles los temidos moros, y el 3 de mayo, cuando contempló desde su ventana la ejecución de los (...)

Artículo completo: 290 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de septiembre 2008
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Miguel Rojas Mix

Historiador y pensador latinoamericano. Candidato al Premio Nacional de Historia 2008, propuesto por la USACH, Universidad que hace tres años lo distinguió con el grado de Doctor Honoris Causa.

Compartir este artículo