En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Un texto inédito de Jacques Derrida

El olvidado Lobo de Maquiavelo

En la traducción de Périès de El Príncipe de Maquiavelo, su capítulo XVIII titulado «De cómo los príncipes deben cumplir sus promesas» […] trata una cuestión de máxima actualidad: no sólo el respeto a los armisticios, los alto al fuego, los tratados de paz, sino también –y en el fondo como lo es siempre, ya que constituye la propia estructura de cualquier contrato y juramento– el respeto a las promesas de los soberanos ante una institución o tercero calificado, autorizado: por ejemplo, el respeto o no a las resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) por Estados Unidos o Israel, todo lo relativo a las resoluciones y también a los compromisos contraídos por la ONU referidos al terrorismo llamado internacional (noción que esta misma Organización considera problemática) y las consecuencias que en la actual situación tuvo para ella la autorización dada a Estados Unidos a fin de que asegurase su legítima defensa por todos los medios que él solo considerara apropiados.

Ahora bien, en el capítulo sobre la promesa que deben cumplir los príncipes, acerca de la cuestión de saber «Cómo los príncipes deben cumplir su promesa’» o «Si los príncipes tienen que ser fieles a sus compromisos», la misma cuestión (…) parece inseparable de la de «propio del hombre». Y esta doble cuestión, que en verdad parece ser sólo una, es tratada de manera interesante. Por allí vemos pasar al lobo, pero también a animales más heterogéneos.

En efecto, la cuestión de lo que es propio del hombre ocupa el centro de un debate sobre la fuerza de la ley, entre la fuerza y la ley. Es este capítulo, que se considera uno de los más maquiavélicos y no sólo maquiavélicos de Maquiavelo, empieza por admitir un hecho -subrayo la palabra hecho-: de facto, se juzga loable la fidelidad de un príncipe a sus compromisos. Es elogiable, convengámoslo. Tras lo que parece una concesión (sí, por supuesto es elogiable, es un hecho reconocido que, en tanto príncipe, en tanto derecho, un príncipe debería (...)

Artículo completo: 431 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de enero 2009
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Jacques Derrida

Filósofo. Seminario La bête el le souverain, volúmen 1 (2001-2002), edición preparada por Marie-Louise Mallet, Ginette Michaud y Michel Lisse. © Ediciones Galilée (París) para todo el mundo / Sucesión Jacques Derrida, 2008.

Compartir este artículo