En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

¿Para qué sirve la OTAN?

El presidente francés Nicolas Sarkozy anunció el regreso de Francia a las filas del comando integrado de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), imprimiendo un giro histórico a la política exterior francesa, cuya dirección marcó hace más de cuatro décadas Charles de Gaulle. Si el objetivo de Sarkozy resulta enigmático, los peligros que ostenta ese cambio de rumbo, así como la identificación de la seguridad europea con la Alianza Atlántica y la cada vez mayor confusión entre los roles de las Naciones Unidas y de la OTAN, no constituyen buenos augurios.

Nicolas Sarkozy quería que su presidencia marcara la ruptura con un “modelo social francés” al que la quiebra del capitalismo al estilo estadounidense le acaba de insuflar nuevos bríos. ¿Decidió entonces poner fin a otra tradición francesa: la independencia nacional? Si bien nunca mencionó tal “ruptura” a lo largo de su campaña electoral, y luego condicionó el regreso de Francia al comando integrado de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) a un fortalecimiento de la defensa europea, Sarkozy anunció en efecto que la decisión del general De Gaulle había cumplido su ciclo.

Hace cuarenta y tres años, el fundador de la Quinta República abandonaba el comando integrado de la Organización en una época en la que sin embargo la Unión Soviética mantenía bajo su férula a muchos países de Europa. Cabe preguntarse entonces por qué motivo –o con vistas a qué guerras– Francia debería volver atrás hoy que el Pacto de Varsovia ya no existe y que muchos de sus antiguos miembros (Polonia, Hungría, Rumania, etc.) se integraron a la Unión Europea (UE) y a la Alianza Atlántica.

¿Se trata de colocar ochocientos oficiales tricolores en Norfolk, Virginia, en el cuartel general de la OTAN? ¿De complacer a los industriales del armamento, amigos de Sarkozy, que descuentan que un regreso a las filas de Francia les permitirá vender más equipos militares? ¿De convencer a los estadounidenses de que, como París ya no juega en solitario, podrían autorizar a Sarkozy (...)

Artículo completo: 955 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de marzo 2009
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Serge Halimi

Director de Le Monde diplomatique, París.

Compartir este artículo