En kioscos: Julio 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

A 30 años de la caída de Somoza

En Nicaragua, las cuatro vidas del Sandinismo.

En momentos en que la palabra revolución hace su reaparición en América Latina, Managua celebra el treinta aniversario del fin de la dictadura de Anastasio Somoza. Después de haber llegado al poder por las armas en 1979, resistido la agresión estadounidense, y haber estado en la oposición, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) está de nuevo en el gobierno desde el 2006. Sin dejar de ser un partido de izquierda, a veces su “pragmatismo” lleva a confusiones y maltrata su imagen.

“No me rendiré y aquí los espero. Yo quiero patria libre o morir.” Fue la respuesta de Augusto César Sandino a la carta que le había hecho llegar el jefe militar estadounidense, instalado en Nicaragua, donde lo amenazaba de perseguirlo hasta la muerte si no deponía las armas. Para esa fecha Nicaragua ya había sido objeto de varias invasiones estadounidenses, siendo la primera entre 1854 y 1856. El Reino Unido también trataba de apoderarse de su costa Atlántica. Ambas potencias consideraban ese territorio centroamericano esencial para la construcción de un canal interoceánico, que finalmente sería construido por Panamá en 1914.

Con el pretexto de ayudar a dirimir confrontaciones políticas y militares entre liberales y conservadores, el secretario de Estado Philander C. Knox, envió tropas en septiembre 1909, las que se quedaron hasta 1925. Al año siguiente más de cinco mil “marines” volvieron a desembarcar, y permanecerían hasta 1933. La razón esgrimida en esta ocasión era que “agentes bolcheviques mexicanos” querían apoderarse de la nación. Sandino era uno de esos “agentes”. Aunque se decía liberal, desde 1927 había tomado las armas no sólo para combatir al ocupante extranjero, al que catalogaba de “imperialista” y “banda de cocainómanos”, sino a la élite liberal-conservadora a la que señalaba de opresora, explotadora, racista y vende patria. “Sandino –cuenta el sociólogo Orlando Núñez–, retomó las ideas y la bandera rojinegra de los anarco-sindicalistas mexicanos, el (…)

Artículo completo: 387 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de julio 2009
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Hernando Calvo Ospina

Periodista, autor entre otros de: “Colombia, laboratorio de Embrujos. Historia del terrorismo de Estado en Colombia”. Foca-Akal, Madrid, 2008.

Compartir este artículo