En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Ante la creciente dependencia energética de Estados Unidos

La clave está en Caracas

El panorama energético de Estados Unidos presenta serias dificultades: la mayor parte de sus fuentes de aprovisionamiento de hidrocarburos está en el extranjero; sus reservas propias, al actual ritmo de extracción, se agotarán en apenas diez años; el petróleo de su principal proveedor –Canadá– es cada vez más caro y difícil de extraer, y el de México –otro exportador fundamental– registra una declinación imparable. Frente a este escenario Venezuela, cuyas reservas petrolíferas son sólo superadas por las de Arabia Saudita, se ha transformado en un objetivo estratégico de primer orden para Washington. Pero el país de Hugo Chávez está dispuesto a utilizar al petróleo como una carta geopolítica decisiva.

Estados Unidos es el principal consumidor de petróleo crudo y productos derivados del planeta, con un 22,5% del consumo total mundial, seguido por Europa (UE25) con el 17,9% y China con el 10%. Lo mismo sucede con el gas natural: participa con un 22% del total mundial, seguido por la UE25 con el 16,2% y Rusia con el 13,9%.

A pesar de liderar el consumo planetario para ambos hidrocarburos, cuenta con apenas un 2,4% y un 3,6% de las reservas mundiales de petróleo y de gas natural, respectivamente. Al ritmo de extracción correspondiente a 2008, sus reservas se habrán agotado entre 2020 y 2022. Pero como se sabe, Estados Unidos perdió su autosuficiencia energética hace ya más de medio siglo, y su producción doméstica de crudo viene decayendo de manera irreversible y progresiva desde 1985. Según el último informe estadístico de la BP, Estados Unidos importó diariamente en 2008 unos 10,9 millones de barriles netos de petróleo y derivados, y unos 68,3 billones netos de pies cúbicos de gas natural, equivalentes al 56% y al 12% del consumo interno, (...)

Artículo completo: 300 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de enero 2010
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Federico Bernal

Bioquímico, Doctor. Director editorial del Centro Latinoamericano de Investigaciones Científicas y Técnicas (CLICET).

Compartir este artículo