En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Las cloacas no son la panacea

Desde el lanzamiento en los años 80 de la campaña de Naciones Unidas “Agua y saneamiento para todos”, los pioneros de la higiene encontraron, sin hacer ruido, algunas soluciones sanitarias de bajo costo y poco consumo de agua. Mejoraron la “letrina” común para que fuera más agradable, más limpia y su contenido, compostable o biodegradable.

Los ambientalistas recomiendan el “saneamiento ecológico” para reciclar como fertilizantes los nutrientes presentes en las excreciones, algo que no resulta agradable para todos pero que, sin embargo, es bien recibido en algunas sociedades, especialmente en Escandinavia y el Sudeste Asiático. Los baños sin conexión –menos atractivos que los inodoros de porcelana inmaculada, pero decentes y utilizables– se presentan actualmente en diferentes variantes, según los gustos y el bolsillo de los consumidores, a partir de un precio de aproximadamente quince euros. Algunos modelos incluyen una junta hidráulica y deben limpiarse manualmente echando un balde de agua. Los baños secos pueden, en cambio, funcionar con cenizas vertidas para cubrir las deyecciones y poseen un sistema de ventilación para evitar los olores.

Existen también sistemas de cloacas modificadas, un poco más costosos, con cañerías de diámetro pequeño y una configuración simple, que se construyen en algunas zonas periurbanas...

Artículo completo: 219 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de enero 2010
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Maggie Black

Autora, junto con Ben Fawcett, de The Last Taboo: Opening the Door on the Global Sanitation Crisis, Earthscan, Londres, 2008.

Compartir este artículo