En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

El empleo y la vejez vistos desde la lógica capitalista

El dilema de la tercera edad

En Francia y Alemania, como en China y Japón, crece la inquietud frente al envejecimiento de la población y la inexistencia de activos monetarios suficientes para pagar las jubilaciones. El modelo laboral actual, que obstaculiza el ingreso al primer empleo a los jóvenes de menos de treinta años y expulsa del sistema a los empleados de más de cincuenta, convierte al empleado en una mercancía descartable y muestra preocupantes signos de agotamiento e insolvencia.

La literatura corriente sobre “los mayores” se ha vuelto torrencial, pero en esencia nos dice casi siempre lo mismo. Dos cosas, para ser exactos. En primer lugar, con el rápido alargamiento de la esperanza de vida promedio en países como Francia (un trimestre más por año), la carga de la población económicamente inactiva sobre la activa estaría volviéndose cada vez más pesada, de manera insoportable, lo cual obligaría a aumentar la edad límite de jubilación. Segundo, no se trata de vivir más años sino de hacerlo en el mejor estado posible, por lo que la cuestión más personal que social del “envejecer bien” adquiere una importancia mayor.

Aunque existen propuestas de recambio sobre el primer punto, sobre el segundo el discurso de compromiso no llega a ahondar en la cuestión de fondo a la que, sin embargo, apela: envejecer bien sería una cuestión completamente personal de tenor médico-psicológico, sobre la base de la aceptación de un deterioro inexorable. “A envejecer bien se aprende”, titula por ejemplo la revista Psychologies. Con ese fin, se nos indican “siete pistas”: 1) actuar sobre el propio cuerpo (comer mejor, un poco de ejercicio, nada de tabaco, etc.); 2) cuidar la imagen (técnicas anti-age “suaves”, desde el masaje hasta la medicina estética); 3) leer a los filósofos (Séneca, Montaigne, Bergson: filosofar es aprender a morir); 4) transitar bien la menopausia (“una vez liberada de la maternidad, una puede enriquecer la propia sexualidad”); 5) empezar una terapia (“nunca es tarde” para ir al psicoanalista); 6) inspirarse en los mayores (...)

Artículo completo: 383 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de marzo 2010
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Lucien Sève

Filósofo. Autor de Penser avec Marx aujourd’hui (tomo 2, L’Homme?), La Dispute, París, 2008.

Compartir este artículo