En kioscos: Junio 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Europa, entre la deuda y el rigor

Sugerencias para hacer pagar a los especuladores

A diferencia de una familia, o de una empresa, un Estado que se ve forzado en última instancia a pagar sus deudas... no las paga, sin por ello desaparecer del registro de comercio o de la superficie de la Tierra; vale decir, sin que liquiden su patrimonio para compensar a los acreedores. Sin embargo, no faltan alternativas para que los Estados enfrenten la deuda pública.

En el caso de una familia, la quiebra se paga mediante una liquidación: se rematan la casa de verano y la platería familiar para pagar como se pueda los últimos sueldos de los empleados domésticos y las cuentas del hogar, el escribano o el banquero. El lector puede imaginar por su cuenta qué hace en este caso una familia que vive bajo el umbral de pobreza...

En el caso de una empresa, se venden (bien o mal) las máquinas, los inmuebles, los títulos, el parque automotor, etc., para pagar (más mal que bien) a los proveedores, banqueros, demás prestamistas y, si alcanza, a los empleados.

A diferencia de una empresa en dificultades, que apenas puede intentar “rehacerse” aumentando los precios cuando sus clientes la abandonan, y que no siempre tiene la posibilidad de reducir costos, el Estado dispone de los medios políticos para conjurar el escenario catástrofe de un default aumentando sus ingresos o comprimiendo sus gastos...

Artículo completo: 232 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de marzo 2010
en venta solo en versión digital (PDF) a $1.500
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Laurent Cordonnier

Economista, autor de L’Economie des Toambapiks, París, Raisons d’Agir, 2010.

Compartir este artículo