En kioscos: Julio 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Rescatar al soldado euro

Casi dos años después del shock que produjo la quiebra del Banco Lehman Brothers, la moneda europea, la propia Unión Europea y el conjunto del planeta financiero se encuentran nuevamente al borde de lo peor.

Hemos escapado por poco a un escenario de catástrofe que habría podido conducir a la desaparición pura y simple del euro”, se estremece un alto funcionario europeo que cumple funciones en Bruselas. El viernes 7 de mayo pasado, la multiplicación de ataques especulativos contra las deudas soberanas griega, española y portuguesa estuvieron a punto de degenerar en una crisis sistémica. “Todos los índices bursátiles se hundían, había un aumento masivo de las tasas de interés de las obligaciones de numerosos países, el mercado interbancario se volvía tenso… Resurgían todos los síntomas que precedieron a la crisis del otoño de 2008”, explicó Christine Lagarde, ministra francesa de Economía. Durante los días que siguieron a este nuevo “viernes negro” y al anuncio de la implementación –por lo demás muy laboriosa- de un “mecanismo europeo de estabilización” de 700.000 millones de euros para acudir en ayuda de los países enfrentados a dificultades presupuestarias, los dirigentes europeos no dejaron de proclamar su voluntad de salvar al soldado euro. Sin siquiera darse cuenta, rompían de este modo con más de una decena de discursos voluntaristas, en los que las dudas sobre la viabilidad de la moneda única habían sido descartadas con desprecio, imputadas a los tejemanejes sediciosos de los euroescépticos o a la mezquindad de los detractores estadounidenses del euro, entre los cuales se contaban los economistas Milton Friedman y Martin (...)

Artículo completo: 287 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de junio 2010
en venta solo en versión digital (PDF) a $1.500
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Akram Belkaïd

Periodista.

Compartir este artículo