En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

La gran desilusión de los jueces italianos

El fracaso de Mani Pulite

Un lugar común sostiene que un dirigente adinerado nunca será corrupto pues no necesita robar para enriquecerse. La política italiana es una demostración contundente de su falacia. Hace dieciocho años, los magistrados italianos lanzaban una ofensiva sin precedentes contra la corrupción de la clase política. Su victoria fue pasajera. Hoy, las leyes se hacen a medida.

En 1992, un grupo de jueces presidido por Francesco Saverio Borrelli, jefe de la Fiscalía de Milán, se lanzó al combate contra la corrupción. Sacó a la luz un gigantesco sistema de sobornos entre políticos e industriales bautizado Tangentopoli (de tangente, “soborno” en italiano, y polis, “ciudad” en griego), en el marco de una operación judicial apodada Mani Pulite (“manos limpias”). Ministros, diputados, senadores, pero también el ex presidente del Consejo Italiano y el socialista Bettino Craxi, recibieron condenas. Pulverizados, algunos partidos políticos históricos como la Democracia Cristiana (DC) y el Partido Socialista Italiano (PSI) desaparecieron. Por entonces, el país se vio atravesado por una creciente esperanza en la renovación de la clase política...

Artículo completo: 186 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de julio 2010
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Francesca Lancini

Periodista, Milán.

Compartir este artículo