En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Jubilaciones y marea negra

El pasado 20 de abril, ni los inversores chinos ni los jubilados británicos sospechaban que la marea negra frente a Louisiana los alcanzaría tan rápido. En el lugar, once obreros de una plataforma petrolera perdieron la vida; los pescadores de la bahía de Saint Louis, su herramienta de trabajo; la población del Golfo de México, la calidad de su medio ambiente y sus pelícanos pardos. Mucho más lejos de las zonas siniestradas, las autoridades de Pekín y los jubilados británicos conocerían otra clase de perjuicio: sus colocaciones financieras bajo la forma de acciones de British Petroleum (BP) perdieron un 48% en dos meses. Los fondos soberanos chinos –los de Kuwait y también los de Singapur– deberían apasionarse menos por las compañías petroleras occidentales (1)…

El caso de los jubilados británicos presenta un interés particular en momentos en que, bajo la presión de los mercados financieros, los Estados europeos “reforman” (es decir, amputan) los sistemas de protección social. Ya que la reducción continua del reembolso de los gastos de salud o del monto de las jubilaciones por parte de los gobiernos precipitó –se preveía, se deseaba– a muchos trabajadores a los brazos de las aseguradoras privadas o de los fondos de pensión. En el Reino Unido, ¿cómo a fondos semejantes no los seducirían los 8.400 millones de euros anuales de dividendos de la BP? La empresa petrolera, que lidera la London Stock Exchange, llegó pues a garantizar por sí sola la sexta parte de sus ingresos.

La renta pagada a los jubilados británicos era tanto más interesante cuanto que BP recortaba sus costos, llegando incluso a ignorar las medidas de seguridad. Sin embargo, Estados Unidos al no ser ni una zona al margen de la ley ni un pequeño país cuyo presidente se mueve como un títere antes de ceder frente a una multinacional, puede defenderse contra la destrucción de su flora y sus costas: cada barril de petróleo (159 litros) derramado en el mar obliga a pagar al que contamina una multa de 4.300 dólares. Lo que equivale a decir que (...)

Artículo completo: 656 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de julio 2010
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Serge Halimi

Director de Le Monde Diplomatique.

Compartir este artículo