En kioscos: Julio 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Alta sociedad, clima de fin de reino

Las revelaciones sobre el financiamiento espurio de la política en Francia, surgidas en plena crisis, escandalizan a la sociedad. Pero, ¿cambiarán algo?

Una ráfaga de revelaciones causa estupefacción en Francia. Dirigentes políticos frecuentarían permanentemente –y como grandes amigos– a hombres y mujeres de negocios. Los segundos financiarían los partidos políticos de los primeros. A cambio obtendrían una importante reducción de sus impuestos. Más sorprendente aun: la baja de la fiscalidad sobre los altos ingresos (cerca de 100.000 millones de euros en diez años) habría beneficiado particularmente… a los que tienen ingresos más elevados, protegidos desde 2006 por un “escudo” concebido con tal objetivo. Finalmente, con la intención de probar por sí mismos los rigores de la nueva ley común, los gobernantes (y sus familias) tendrían más tendencia a reciclarse en los negocios que en el sindicalismo.

Así, el “caso Bettencourt” hizo visible lo que ya lo era (1). ¿Acaso los periodistas de investigación y los profesores de virtud estaban durmiendo en abril pasado, cuando Florence Woerth, que ya se ocupaba –sin que nadie se asombrara– de las finanzas de Liliane Bettencourt, segunda fortuna de Francia, obtenía un cargo de administradora en la firma Hermès? Por entonces Eric Woerth, su marido, reaccionaba: “Soy el ministro de la igualdad entre hombres y mujeres, sería un gran error que intentara frenar la carrera de mi esposa […] paralela a la mía” (2). Nadie sospechaba realmente que buscara contrariar el desarrollo profesional de su mujer, pero nadie se alarmó tampoco del “paralelismo” que trazó entre el itinerario de una administradora de grandes fortunas interesada en la “optimización fiscal” en las islas Seychelles, y el de un ministro de Trabajo que se aprestaba a amputar la jubilación de los obreros. Todo eso ocurrió antes del “caso Bettencourt”. Las relaciones entre dinero y poder eran exactamente lo que son ahora. Pero por entonces, todo iba bien…

El impacto (…)

Artículo completo: 680 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de agosto 2010
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Serge Halimi

Director de Le Monde Diplomatique.

Compartir este artículo