En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Secretos y filtraciones

La indignación de la Casa Blanca por las revelaciones contenidas en los cables filtrados por WikiLeaks se contradice con su silencio en ocasiones anteriores. En 1962, la diplomacia secreta sirvió para evitar una guerra; hoy pareciera que se dedica a prepararlas.

En octubre de 1962, el mundo estaba al borde de la guerra nuclear. Poco antes de las elecciones de medio término, el presidente John Kennedy reiteraba que no se produciría –ni se aceptaría– ninguna instalación de misiles ofensivos soviéticos en Cuba. Moscú lo ignoró, pero sin comprender realmente si las declaraciones estadounidenses apuntaban a calmar al electorado o constituían una verdadera intimación. Comunicados –secretos– precisarían las intenciones de los protagonistas y les permitirían resolver la crisis. Los estadounidenses sugirieron que sin duda aceptarían –pero más tarde y discretamente– una de las compensaciones que reclamaba Moscú: el retiro de misiles de la OTAN desplegados en Turquía. Del lado soviético, una carta confidencial de Nikita Kruschev señalaba a Kennedy que un compromiso estadounidense de no invadir más a Cuba le permitiría ordenar el retiro de los misiles de la isla sin quedar desprestigiado (1).

¿Las revelaciones de WikiLeaks incomodarán a la diplomacia que, al igual que en 1962, evita guerras, o más bien a aquella que las prepara? Porque no todas las filtraciones se aprecian con la misma severidad. Cuando militares alemanes inventaron el “plan Potkova” serbio para justificar la guerra de Kosovo, cuando The New York Times se hizo eco de las mentiras del Pentágono sobre las armas de destrucción masiva en Irak, la Casa Blanca no exigió ninguna sanción en particular…

Algunos sostienen que la revelación de tal o cual visita a la embajada de Estados Unidos habría puesto en peligro la vida de algunos de los visitantes. Pero, si el peligro de una divulgación era real (aún no se ha identificado ninguna víctima de este tipo), ¿cómo explicar que el secreto haya sido tan mal guardado? ¿Y los riesgos políticos, entonces? El (...)

Artículo completo: 592 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de enero 2011
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Serge Halimi

Director de Le Monde Diplomatique.

Compartir este artículo