En kioscos: Mayo 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « Homo festivus se sienta a la mesa »
Siguiente artículo: « La traición del Huffington Post »
>

Fascinación por los polos

¿Y si el polo desapareciera? Nos molestaría mucho. ¡Hace tanto que nos conocemos, el polo y nosotros! ¡Hicimos tantas cosas juntos! En nuestros cuadernos de la escuela ya nos gustaba ubicarlo, calculando amorosamente su posición con ayuda de nuestras escuadras y compases. Una vez que lo encontrábamos, podíamos agregar los trópicos y el ecuador, las rosas de los vientos y las rutas náuticas, toda una pequeña serie de geometrías extraídas del cosmos y encargadas de conjurar el inquietante desorden de la geografía. El polo, el eje del mundo, era ese lugar ausente que encerraba nuestro globo terrestre, que garantizaba su elegancia y solidez, como un broche ata y embellece los pliegues de una toga.

Hoy, los polos se ven amenazados. No los polos en sí mismos –no es fácil suprimir lo que no existe–, sino los paisajes blancos cuyo centro constituyen. El Polo Norte está en peligro. Sus glaciares se derriten. Desde hace ya varios años, el oso polar, flaco y tísico, se arrastra de banco de hielo en banco de hielo, de película en película, de Arthus Bertrand en Nicolas Hulot...

Artículo completo: 197 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de mayo 2011
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Gilles Lapouge

Escritor, autor de La Légende de la géographie, Albin Michel, París, 2010.

Compartir este artículo