En kioscos: Diciembre 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Un razonamiento de locos

Quienquiera se atreva a vilipendiar los privilegios de la oligarquía, la venalidad creciente de las clases dirigentes, los regalos hechos a los bancos, el librecomercio o la reducción de los salarios so pretexto de la competencia internacional es acusado de “populista” (1). Y, por añadidura, de “hacerle el juego a la extrema derecha”. Así, cuando la justicia de Nueva York se negó a conceder un tratamiento especial al director general del Fondo Monetario Internacional (FMI) acusado de violación en un hotel de lujo de Manhattan, un analista afín a la casta dirigente francesa, política y mediática, se mostró ofuscado con la “violencia de una justicia igualitaria”… Y añadió, casi mecánicamente: “La única certeza es que los sentimientos antielitistas alimentados por este escándalo van a aumentar las posibilidades del Frente Nacional de Marine Le Pen en las próximas elecciones” (2).

Proteger a las “elites” y a sus políticos de una eventual muchedumbre de mendigos enfurecidos sería entonces como una forma de higiene democrática. En su momento, el miedo al islamismo en Túnez legitimó el régimen depredador de Zine El-Abidine Ben Ali; el temor al “marxismo” en Italia, las victorias de Silvio Berlusconi. El mismo mecanismo mental podría permitir que en nombre del miedo (legítimo) al Frente Nacional, todas las políticas a las que éste se opone se vean ipso facto sacralizadas para evitar “un nuevo 21 de abril” (3). ¿El pueblo se resiste a un juego político cerrado? Se le replica entonces que los que protestan son fascistas involuntarios.

Permitir que se establezca semejante camisa de fuerza intelectual sería una locura política. Porque la extrema derecha francesa se dio cuenta de que su vieja ideología thatcheriana, su odio a los funcionarios y su poujadismo fiscal han sido descalificados por la profundización de las desigualdades sociales y por la degradación de los servicios públicos. Por lo tanto, ya no vacila en reapropiarse de temas históricamente asociados con la izquierda. Hace veinticinco años, Jean-Marie Le (...)

Artículo completo: 650 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de junio 2011
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Serge Halimi

Director de Le Monde Diplomatique

Compartir este artículo