En kioscos: Mayo 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Mecanismos perversos que llevan a un callejón sin salida

¿Hay que pagar la deuda?

En otros tiempos, existía el Primer Mundo, el “Norte”, que constituía supuestamente un bloque de prosperidad; el Segundo Mundo, el de los países soviéticos; y finalmente el Tercer Mundo, que agrupaba a los países pobres del Sur sometidos desde los años 80 a las exigencias del Fondo Monetario Internacional (FMI). El Segundo Mundo estalló en pedazos a comienzos de los años 90 con la disolución de la URSS. Con la crisis financiera de 2008, el Primer Mundo dio un vuelco, de modo que actualmente ninguna división geográfica parece pertinente. Sólo se distinguen dos clases de población: el puñado de aquellos que sacan provecho del capitalismo contemporáneo y la gran mayoría que lo padece. Especialmente a través del mecanismo de la deuda.

Durante los últimos treinta años, los eslabones débiles de la economía mundial se encontraban en América Latina, Asia o en los llamados países “en transición” del ex bloque soviético. Desde 2008, la Unión Europea, a su vez, genera dudas. Mientras que la deuda externa total promedio de los países de América Latina alcanzaba el 23% del producto interno bruto (PIB) a fines de 2009, se ubicaba en 155% en Alemania, 187% en España, 191% en Grecia, 205% en Francia, 245% en Portugal y 1.137% en Irlanda. Algo nunca visto...

Artículo completo: 225 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de julio 2011
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Damien Millet y Eric Toussaint

Vocero del CADTM Francia y presidente del Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo (CADTM Bélgica), respectivamente. Este texto fue extraído del libro que ambos coordinaron, La dette ou la vie, Aden/CADTM, Bruselas, 2011.

Compartir este artículo