En kioscos: Junio 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « La hostilidad de las máquinas »
Siguiente artículo: « Gente formidable »
>

Tambalea la estabilidad del Banco Central Europeo

En el primer piso del Banco Central Europeo (BCE), en ocasión de su última conferencia de prensa en Fráncfort, Jean-Claude Trichet entona –en inglés– su estribillo sobre las “reformas estructurales”. Lo hace de memoria, sin dudar: hace ocho años, en su primera intervención como presidente del BCE ante los medios de comunicación, ya abogaba por “reformas estructurales en el mercado laboral”. Esa cantinela no tiene (casi) nada de personal. Su antecesor, Wim Duisenberg, ya la salmodiaba todos los meses. Y así, desde el lanzamiento del euro…

El jueves 8 de septiembre de 2011, el estribillo se vuelve más preciso; a pesar de una lenguaje quizás abstruso: “Es necesario eliminar las cláusulas de indexación automática de los salarios y potenciar los convenios a nivel de empresa a fin de que los salarios y las condiciones laborales puedan adaptarse a las necesidades específicas de las empresas. Estas medidas deberían ir acompañadas de reformas estructurales, particularmente en los servicios –incluyendo la liberalización de las profesiones de acceso restringido– y, en los casos en que resulte apropiado, la privatización de los servicios suministrados actualmente por el sector público, facilitando con ello el crecimiento de la productividad y apoyando la competitividad”.

El diputado europeo Verde, Pascal Canfin, presente entre la asistencia, murmura: “Parece el Politburó de la Unión Soviética unos meses antes de su caída. Es la repetición de un mismo discurso, de la misma jerga, desconectada de la realidad”...

Artículo completo: 254 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de noviembre 2011
en venta solo en versión digital (PDF) a $1.500
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Antoine Dumini y François Ruffin

Periodistas.

Compartir este artículo