En kioscos: Enero 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Country music

Los acordes del nuevo conservadurismo estadounidense

Las gesticulaciones republicanas en torno a la designación de su candidato para las elecciones de 2012 no podrían hacer olvidar que el propio Presidente saliente está comprometido en una campaña de seducción, destinada en especial a influir en aquellos que no habían votado por él en 2008. Así, el 21 de noviembre pasado, el matrimonio Obama organizó un festival de música country en la Casa Blanca, rebautizada para la ocasión “Casa del Pueblo”, con estrellas como James Taylor, Lyle Lovett e incluso Dierks Bentley. A lo largo de sus encuentros con sus conciudadanos, el Presidente confesó haber aprendido, también él, a apreciar esa música “que le es tan querida”.

Esta iniciativa no carece de matices. En efecto, esta privilegiada forma de la cultura popular del Estados Unidos blanco, comúnmente despreciado por la fina flor de Washington, es percibida como un espacio simbólico de la reacción: odio al Estado, desconfianza con respecto a las minorías y denuncia de las elites urbanas.Incontestablemente, el presidente Barack Obama se aventura en tierras con más partidarios del Tea Party que de los demócratas –sobre todo negros y egresados de Harvard...

Artículo completo: 198 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de enero 2012
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Sylvie Laurent

Autora de Poor White Trash. La Pauvreté odieuse du Blanc américain, Presses l’Université Paris-Sorbonne, París, 2011.

Compartir este artículo