En kioscos: Diciembre 2019
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « Microcrédito en India »
Siguiente artículo: « La cultura del libro como un bien público »
>

El monumento al Che en San Miguel

Con Yakarta en los muros

Una bomba revienta en un Santiago cada vez más explosivo. Transcurre abril de 1973 y aunque ninguna de las detonaciones precedentes había provocado muertes, los asesinatos llegarán cuando los objetivos escogidos sean equipamientos e infraestructuras.

Los estallidos, que Víctor Jara denunciaba en Las casitas del Barrio Alto (El derecho de vivir en Paz, 1971), eran suficientes como para que centenares de santiaguinos durmieran a sobresaltos. Bajo la violencia aleatoria con que los perpetradores buscaban salpicar la noche, los recintos afectados por los atentados engrosaban una extensa lista de blancos.

La descarga de la tercera semana de abril decapitó un monumento levantado con frente a la Municipalidad de San Miguel. A diferencia de las detonaciones ocurridas en domicilios, sedes o edificios públicos, el explosivo había sido instalado para guillotinar una figura en bronce que El Mercurio rebajó a la condición de estatua...

Artículo completo: 146 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de mayo 2012
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 608 35 24
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

onzalo Cáceres* y Rodrigo Millán*

* Historiador y planificador urbano. Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales, Pontificia Universidad Católica de Chile.
**Sociólogo y planificador urbano. Escuela de Arquitectura, Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño. Universidad Diego Portales.

Compartir este artículo /