En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Las instituciones europeas, una fortaleza liberal

¿Es posible una Europa de izquierda?

¿Es posible una Europa de izquierda –es decir, en verdad democrática, social, solidaria y ecológica, que rompa radicalmente con las políticas liberales–?. Existen buenas razones para pensar que François Hollande nunca lo creyó. El 6 de mayo de 1992, como simple diputado, declaraba en la tribuna de la Asamblea Nacional: “Si hoy estamos sometidos a exigencias monetarias, presupuestarias, financieras, es porque aceptamos la mundialización. Por consiguiente, el único debate que cuenta, es saber si aceptamos las reglas del capitalismo o no las aceptamos. Si entramos en el juego de la mundialización, entonces se impondrán esas exigencias financieras, monetarias y, subsidiariamente, europeas”. En otras palabras, la construcción europea sería tan sólo un subconjunto de la mundialización liberal.

Cuando, veintiún años después, quien se convirtió en Presidente de la República promete “reorientar” esa construcción, sabe que no es posible, salvo marginalmente… En efecto, cualquier veleidad de “reorientación” choca con todo el dispositivo ideológico e institucional de la Unión Europea. No se trata sólo de los tratados que instauran la “competencia libre y no falseada” como principio organizador de todas las políticas. Se trata también de su traducción concreta en las decenas de miles de páginas del “acervo comunitario”: directivas, reglamentos, decisiones. Por otra parte, los liberales no lo ocultan. Como lo reconoce uno de los más locuaces de entre ellos, Elie Cohen, administrador del grupo Pages Jaunes [Páginas Amarillas] de Electricité de France-Energies nouvelles y de Steria, “el utillaje de conjunto de las políticas de mercado representa la exigencia que se fabricaron los países miembros de la Unión Europea, y más particularmente las naciones latinas (Francia, España, Italia) para reformar sus políticas en los sectores protegidos, donde el sindicalismo seguía siendo fuerte y donde el consenso político prohibía, de hecho, adaptaciones mayores”. No se podría ser más (...)

Artículo completo: 331 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de octubre 2012
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Bernard Cassen

Profesor emérito del Instituto de Estudios Europeos de la Universidad París VIII, secretario general de Memoria de Luchas.

Compartir este artículo