En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Financiar un ingreso universal

La idea de asegurar a cada ser humano, sin condiciones, del nacimiento hasta su muerte, un ingreso mensual, desata toda clase de debates, desde el plano filosófico hasta el rol del trabajo, pasando desde luego por su financiamiento.

“¡Pero eso sería imposible de financiar!”. Esta suele ser la principal objeción opuesta a los impulsores de un ingreso universal desconectado del empleo. La principal, pero sin duda también la más débil.

A juzgar por su Producto Interno Bruto (PIB), Francia es hoy el quinto país más rico del mundo. En 2010, el ingreso disponible (previo pago de las prestaciones sociales e impuestos directos) ascendía a 1.276 euros por mes y por persona, incluyendo adultos y niños. Disponemos pues de recursos suficientes como para garantizar a cada individuo un ingreso de 1.276 euros si se decidiera efectuar un reparto estrictamente igualitario de los ingresos disponibles. ¿Y nos sería imposible financiar un ingreso incondicional de izquierda (es decir, de un monto suficiente para vivir)? Si nos basáramos en el umbral de pobreza actual, por ejemplo (60% del ingreso promedio), es decir, 960 euros por adulto y 320 euros por menor, esto representaría un ingreso mínimo disponible de 820 euros por persona en promedio. Como quien puede lo más puede lo menos, Francia sin duda alguna tiene pues los medios para garantizar a todos sus residentes un ingreso por lo menos igual al umbral de pobreza...

Artículo completo: 240 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de junio 2013
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Baptiste Mylondo

Autor de Pour un revenu sans condition, Utopia, París, 2012.

Compartir este artículo